Limpieza y orden

6 formas de prevenir la aparición de cucarachas en casa

6 formas de prevenir la aparición de cucarachas en casa

¿Quién no ha sufrido la aparición de cucarachas en casa? Es muy habitual que por efecto del calor, de la humedad o simplemente por un pequeño descuido al dejar alimentos fuera de la despensa, aparezcan estos insectos en nuestro hogar.

Autor: Hogarmania

Al principio puede ser sólo una, pero si la situación no se controla a tiempo, se nos puede ir de las manos y, cuando nos venimos a dar cuenta, se ha convertido en una plaga difícil de erradicar.

Si esta es la situación en la que te encuentras o simplemente quieres ser previsor ante una posible plaga, te presentamos este listado de remedios que han demostrado ser los más eficaces para evitar que estos bichos aparezcan y aniden en nuestra casa.

Lo mejor de todo es que la mayoría son fáciles de conseguir y cuestan muy poco dinero. Vamos a verlos:

3 remedios naturales para prevenir la aparición de las cucarachas

El limón: se trata de un desinfectante natural que está presente en la mayoría de los productos de limpieza que vemos en el supermercado. Para utilizarlo, simplemente vierte el zumo exprimido de un limón en un litro de agua.

A continuación coge un paño, sumérgelo en la mezcla y repasa con él todas aquellas zonas críticas de la casa en las que puedan aposentarse las cucarachas, es decir, en las esquinas, cerca de los desagües y, en general, en todas aquellas áreas que sean más inaccesibles para nosotros como pequeños agujeros o uniones entre superficies.

El ajo: es un bactericida bien conocido por ser un auténtico antibiótico natural. Igual de fácil de conseguir que el limón y de similar aplicación. Coge un puñado de ajos (tres o cuatro), pásalos por un mortero para formar una especie de pasta que puedas untar por aquellos lugares en los que hayas detectado la presencia de insectos. El efecto que conseguirás, además de combatir a las bacterias, será el de repeler a las cucarachas, ya que el ajo produce un olor desagradable para ellas.

Las hojas de laurel: al igual que sucede con el remedio anterior, las hojas de laurel contiene unas sustancias químicas nocivas para estos insectos. De hecho, las cucarachas tienden a evitarlas y jamás las ingieren, por lo que si colocas estas hojas cerca de los nidos o escondites, las estarás obligando a desplazarse a otros lugares.

Eso sí, ten en cuenta que las cucarachas son muy inteligentes y puede que sólo contengas el problema durante un corto periodo de tiempo, pero que las cucarachas acaben buscando caminos alternativos para encontrar agua y comida que es, en definitiva, lo que necesita cualquier ser vivo para sobrevivir.

3 remedios para limpiar la casa y evitar que las cucarachas se multipliquen

Como habrás notado, mucho de nuestro trabajo consiste en limpiar bien la casa, una labor muy importante si de verdad queremos minimizar el riesgo de aparición de cualquier insecto. Así, los siguientes remedios, aunque no son naturales, probablemente nos ayuden a lograr unos resultados más duraderos.

Estos son:

La lejía: es un producto que seguro ya debes tener en casa. Dependiendo de dónde se use puede ser un poco agresivo, así que ten cuidado de no utilizarlo sobre superficies delicadas como mármol o parquet, ya que es posible que se deteriore y sea peor el remedio que la enfermedad.

Lo bueno que tiene la lejía es que puedes verterla por los desagües de la cocina, el lavabo del baño o el wc, que son sitios donde se alojan las cucarachas. Para ello, no es necesario ni siquiera que la mezcles con agua sino que eches un abundante chorro de este producto y que durante unos minutos no abras el grifo para que sea más efectivo. Una vez hecho esto, el último paso será enjuagar bien la zona con agua para que podamos seguir usando el lavabo o el retrete con total tranquilidad.

El amoniaco: otro producto prácticamente idéntico al anterior y de uso común en las labores de limpieza de la casa. El modo de utilizarlo es el mismo: vierte un buen chorro por todos los desagües y tuberías de la casa y déjalo actuar durante un tiempo. Para un mejor resultado, aplica una solución de amoniaco con agua en las uniones y junturas de las piezas del baño con la ayuda de un trapo.

En cualquiera de los casos, es recomendable utilizar unos guantes de látex para no dañar la piel de las manos y, además, asegúrate siempre de no ser alérgico, ya que tanto la lejía como el amoniaco son sustancias químicas agresivas que pueden provocar reacciones cutáneas o diversos efectos secundarios para nada deseables.

El ácido bórico: a diferencia de lo que sucede con los dos productos anteriores, éste es un poco más complicado de conseguir (pregunta en ferreterías o busca en tiendas especializadas) y bastante peligroso de utilizar. El lado positivo es que es el remedio más letal de todos y, por tanto, si ya estás sufriendo a estos insectos en casa, es el que mejores resultados te puede dar para eliminar las cucarachas.

Podríamos decir que es un auténtico veneno, nocivo tanto para las cucarachas como para el ser humano. Así que si te decides a utilizarlo avisa a todas las personas que habitan en la casa para que no lo toquen y procura mantener a los niños pequeños y a las mascotas fuera de su alcance.

La forma de utilizarlo es la siguiente: separa una pequeña cantidad con ayuda de unos guantes y, a ser posible, utilizando una mascarilla para cubrir tu nariz y boca. Mezcla el ácido con algún alimento que sea muy dulce: azúcar, leche condensada o una fruta. Pon esa mezcla en varias zonas de la casa donde intuyas que puedan aparecer las cucarachas o donde ya las hayas visto antes. Cuando éstas se acerquen a alimentarse atraídas por el olor de la comida se tragarán también el veneno y morirán en pocos minutos.

6 formas de prevenir la aparición de cucarachas en casa

En conclusión

Es muy recomendable mantener siempre una correcta higiene de la casa, ya que la limpieza y la desinfección pueden evitar la aparición de las cucarachas.

Aunque no siempre, en algunos casos el problema puede que sea más complicado de resolver, ya que puede estar provocado por una fuente externa como la cercanía de la casa a unos jardines, a un alcantarillado no tratado correctamente o incluso puede que los nidos de las cucarachas estén localizados en casa de uno de los vecinos del edificio.

Ante estas situaciones, es posible que tengas que recurrir a alguna empresa especializada de control de plagas, pero antes de que esto suceda, intenta utilizar estas soluciones sencillas que te hemos propuesto y que esperamos que te sean de utilidad.

Además