Ambiente

Cómo hacer bolsas aromáticas

Cómo hacer bolsas aromáticas

Autor: Hogarmania

Refresca tu hogar con sencillos y prácticos saquitos aromáticos naturales. Rellénalos con los ingredientes que prefieras y disfruta siempre de un olor agradable en casa.

Los saquitos aromáticos tienen una gran cantidad de usos dentro de nuestro hogar. Los podemos utilizar para eliminar olores desagradables de las distintas estancias, como compañeros de sueño, como sacos térmicos para eliminar dolores e incluso, se pueden aprovechar a la hora del baño. A continuación, te explicamos qué rellenos son los más comunes y cuáles son sus propiedades.

Antes de empezar: las bolsas

Puedes comprar las bolsas o hacerlas en casa. Lo único que tienes que tener en cuenta es que la tela no debe ser ni muy gruesa, para que el aroma pueda salir, ni demasiado fina, ya que algunas plantas secas o semillas pueden desprender polvo. Por lo tanto, se recomiendan materiales como el lino, algodón, seda o el cáñamo.

Para que sean todavía más prácticos puede añadir como cierre un trozo de velcro, que te facilitará mucho el rellenado y sustitución de lo que decidas poner en su interior. Ten en cuenta que un saquito aromático dura entre seis y doce meses y en caso de utilizarlo en la bañera, se puede utilizar hasta diez veces antes de renovar su contenido.

Además, de vez en cuando puedes poner al sol los saquitos rellenos de plantas para que se activen nuevamente sus propiedades aromáticas. Recuerda que entre uso y uso la tela debe secarse bien.

bolsas aromaticas caseras

Tres rellenos básicos:

- Rellenos de heno. En estos tipos de relleno se mezclan semillas, partes de flores y tallos de diferentes plantas. Este tipo de saquitos con semillas suelen utilizarse para calmar los dolores musculares, por lo que se recomienda que el tamaño sea un poco mayor que los aromáticos. Solo hay que calentarlo y colocarlo sobre la zona dolorida, tapado por una toalla, unos 45 minutos. Es un relleno de un solo uso.

- Lavanda. Los rellenos de lavanda son perfectos también para el dolor muscular. Se puede utilizar en el baño e incluso, como repelente de insectos.

- Tomillo. El tomillo es especialmente útil cara a los problemas respiratorios. Durante las horas de sueño, ayuda a ablandar la tos y en curar los resfriados y las gripes.

lavanda seca

Para los armarios:

- Pastillas de jabón. Tan sencillo como rallar una pastilla de jabón con un rallador grueso y meterlo en el interior del saquito. Puedes elegir el jabón que quieras, del olor que más te guste.

También puedes hacerlo con velas aromáticas. Raspa la cera derretida una vez que se seque, mételo en los bolsitas y ¡listo!

- Manzanas y canela. Pela una manzana y seca las mondaduras al sol. Una vez secas, mételas en el saquito junto con una ramita de canela.

- Pieles de cítricos. La piel de naranja y limón, además de ofrecer un agradable e intenso olor, sus aceites especiales sirven para mantener alejadas a las polillas. Tan sencillo como secar las pieles, trocearlas y meterlas en los saquitos.

- Hierbas aromáticas secas. Seca la hierba aromática que más te guste y guárdala dentro de la bolsita. La lavanda es una de las mejores opciones al tener un aroma agradable y servir como repelente de insectos. También puedes combinar las hierbas secas que quieras, ¡tú decides!

hierbas aromáticas secas

Ambientadores naturales:

Puedes utilizar las bolsitas aromáticas para ambientar tu hogar. Hazlas bonitas, pequeñas y ciérralas con un lacito. Solo tienes que repartirlas como gustes en las estancias y listo. Sin tocarlas pueden durar hasta 12 meses y si notas que pierde intensidad prueba a ponerlas al sol para reavivar su olor.

Cómo hacer bolsas aromáticas