Ambiente

Cómo evitar la condensación en casa

Cómo evitar la condensación en casa

En invierno, con la calefacción funcionando y la ventilación de la casa restringida por el frío, es habitual que aparezca condensación en los hogares, por eso os traemos estos consejos para evitarla.

La condensación aparece cuando el vapor del agua se convierte en líquido a causa del enfriamiento, por esta razón nuestros hogares están más expuestos a ella durante el invierno, cuando el uso de la calefacción y la falta de ventilación son más frecuentes.

Aunque estos no son los únicos motivos para su aparición. Prácticas rutinarias como cocinar, ducharse, secar la ropa o planchar durante el invierno también son razones por las que puede darse la humedad por condensación, y esta, como cualquier tipo de humedad, es perjudicial tanto para el hogar, como para nuestra salud.

Las manchas de moho en paredes y otras superficies, el deterioro de los muebles o el olor persistente a humedad en el ambiente son problemas derivados de la condensación, así como alergias, problemas respiratorios, pulmonares, reumáticos, asma, bronquitis o dolores de cabeza, por lo que es importante ponerle solución.

Materiales aislantes

La solución más obvia es la de contar en el hogar con buenos materiales aislantes. El vidrio de por si no actúa como aislante, por lo que las ventanas son la mayor fuente de condensación en las casas. Actualmente, sin embargo, existen las ventanas con doble acristalamiento o doble vidriado hermético, que mejoran notablemente la aislación térmica.

Ventilación

En invierno se ventilan menos los hogares debido al frío del exterior y al deseo de guardar el calor producido por la calefacción, pero la ventilación es muy importante para evitar problemas de humedad.

Sobre todo, a la hora de llevar a cabo esas acciones que producen más vapor, como ducharse o cocinar, es importante abrir la ventana al terminar para evitar que el vapor se condense en las paredes de la casa.

Humidificadores

Los humidificadores son aparatos que mantienen constante la humedad del ambiente en un espacio cerrado, por lo que pueden ser muy útiles en espacios que no puedan ventilarse correctamente.

Trucos diarios

También existen trucos que pueden ayudarnos en nuestra lucha contra la condensación. Son pasos sencillos que pueden no parecer importantes, pero que reducirán considerablemente el vapor que se forma dentro de tu hogar.

  • Duchas más cortas. Gran parte de la condensación que se forma a la hora del baño puede evitarse con duchas más cortas y con agua más templada.
  • Tapar los recipientes de cocina. Además de ahorrar en tiempo y energía, tapar los recipientes hará que no se multipliquen los problemas de humedad.
  • Cerrar las puertas y abrir las ventanas. El vapor que se forma en el baño o la cocina pasa al resto de la casa cuando abrimos las puertas, por eso es importante cerrar estas puertas y abrir sus respectivas ventanas para ventilar estos espacios.
  • Evitar secar la ropa dentro de casa.

Además