Objetos

Cómo cuidar tu vajilla y cristalería

Cómo cuidar tu vajilla y cristalería

Las piezas de vajillas y cristalerías son elementos indispensables para vestir una mesa, sobre todo si se trata de una mesa festiva.

Autor: Hogarmania

Por esa razón, es esencial que puedas cuidarlas adecuadamente para que se mantengan en buen estado por más tiempo. Te contamos algunos básicos para cuidar tu vajilla y cristalería en casa.

Lo ideal en una casa es tener una vajilla y cristalería de diario y otra para recibir en casa en ocasión de celebraciones y momentos especiales. Si tienes una buena vajilla y cristalería te interesa saber que hay que atender de forma especial su limpieza para cuidarlas adecuadamente.

Si tu vajilla o cristalería están decoradas o pintadas con oro o plata o son muy antiguas, te recomendamos que las laves siempre a mano con una esponja y detergente suaves para no rallarlas ni deteriorarlas. Una vez que las hayas enjabonado, acláralas con abundante agua limpia. En el caso de que tengas alguna pieza de la vajilla que, al ser muy antigua o porque prácticamente no la usas, ha amarilleado, frótala con agua tibia y limón.

Por su parte, las vajillas más actuales y menos delicadas podrás lavarlas en el lavavajillas con toda tranquilidad, aunque te recomendamos que evites introducir en el lavavajillas fuentes grandes o soperas para que no ocupen demasiado espacio.

Para lavar la cristalería, enjuaga las piezas donde hayas servido vino antes de introducirlas en el lavavajillas. Después, colócalas dentro del lavavajillas en orden de altura (copas altas juntas y vasos juntos) de forma que no se toquen en el proceso de lavado, así evitarás que se rayen o se rompan. Después, selecciona el programa de lavado adecuado y dosifica la cantidad recomendada de detergente.

La dosificación es especialmente importante, ya que el exceso de detergente y abrillantador podrían dejar restos que afectarían al sabor de tus menús en la siguiente utilización. Por otro lado, si ves manchas de cal al sacar tus copas y platos, añade sal al lavavajillas para el siguiente lavado.

Cómo cuidar tu vajilla y cristalería

También es importante que las piezas, una vez lavadas, se sequen correctamente. Para ello, cuando acabe el programa de lavado, deja la puerta del lavavajillas abierta unos minutos para que el vapor que se ha condensado desaparezca. A continuación, coge cada pieza de cristalería por el pie, si son copas, o por la parte de abajo, si son vasos, con el fin de no dejar marcas con los dedos.

Después, ve poniendo una a una sobre un paño, en el caso de las copas, con el cáliz boca abajo. Para terminar el secado, convendrá que le pases un paño suave que no suelte pelusa. Para abrillantar la cristalería y la vajilla puedes ayudarte de un paño de lino usado, es el mejor útil para esta finalidad. Por último, ordena la vajilla y la cristalería de forma adecuada y sin prisas en el lugar que tengas destinado para ello.

Si tienes alguna pieza con alguna pequeña rotura o descascarillada, es conveniente que evites ponerla en la mesa, sin embargo puedes usarlas para decorar algún rincón de tu casa con sencillos arreglos florales. Mira estas ideas de The Home Academy para decorar reutilizando piezas de la vajilla y de la cristalería y sigue disfrutando de tu hogar.

Además