Orden

5 claves para planificar los menús semanales

5 claves para planificar los menús semanales

Autor:

Planificar los menús semanales es una práctica que sin darte cuenta te ahorrará mucho tiempo y energía.

Con ello, conseguirás centralizar las compras de la semana con listas más cerradas, equilibrar mejor tus menús nutricionalmente y aprovechar aquellos alimentos que tienes en la despensa y el frigorífico sin necesidad de comprar nuevos ingredientes. El mejor momento de la semana para sentarte a planificar tus menús son los viernes, ya que más o menos sabrás el número de comidas que harás en casa y podrás realizar la compra durante el fin de semana.

Pero, ¿cómo planificar de forma eficaz?

Te damos 5 claves para planificar los menús semanales:

1.- Haz una lista de las recetas que sabes cocinar. A medida que vayas pensando en ellas, agrúpalas por categorías de alimentos (legumbres, verduras, carnes, pescados, dulces…). Lo ideal es que durante la semana puedas elaborar recetas donde intervengan una variedad de estos grupos de alimentos. Si dentro de las recetas que conoces puedes preparar platos únicos, será una manera de solucionar un menú de forma sencilla y nutricionalmente completa.

2.- Revisa tu despensa y frigorífico antes de planificar. Seguro que tendrás alimentos con los que preparar algunas de tus recetas, ayudándote a imaginar ese menú y a ser más eficaz en la utilización de los alimentos que tienes en casa para evitar que caduquen. Igualmente, piensa en esos alimentos de temporada que se encuentran en el mercado en su punto idóneo de maduración, hará que tus menús aporten la vitalidad y las cualidades nutricionales y necesarias de cada estación.

3.- Decide qué recetas harás para tus menús semanales. Si trabajas fuera de casa y comes de tupper, quizás te interese cocinar sólo un par de días para solucionar toda la semana.

5 claves para planificar los menús semanales

4.- Haz la planilla de tus menús. Coge un cuaderno y un lápiz y dibuja una planilla donde aparezcan los distintos días de la semana y los tipos de comida del día que harás en casa (desayuno, comida, cena). Después sitúa en cada día el menú que tomarás para tener en cuenta en qué momento de la semana tendrás que elaborarlo. Es importante que la planificación se adapte a tus necesidades reales y que pueda ser flexible, ya que es posible que algún día te dé pie a cocinar platos riquísimos y originales con comida que haya sobrado de otros días o quizás te apetezca o surja la ocasión de comer o cenar fuera.

5.-Ten en un lugar visible de tu cocina la planificación de menús, así sabrás qué tendrás que preparar cada día.