Orden

Cómo recoger la decoración navideña

Cómo recoger la decoración navideña

Autor: Hogarmania

Después de las celebraciones de Navidad toca volver a la normalidad en casa y una de las primeras cosas que conviene realizar es la recogida de toda la decoración navideña.

Esta actividad de recoger debes hacerla de la forma más ordenada y organizada posible, de este modo, los elementos decorativos se conservarán en perfecto estado y sabrás dónde están para localizarlos de forma ágil en la siguiente Navidad.

Al igual que se hace al ordenar por familias los cajones, lo idóneo es que toda la decoración navideña la tengas reunida en una misma caja, esto siempre será lo más práctico. Si no es posible, te recomendamos que identifiques cada caja con las distintas piezas que contiene.

Para ello compra etiquetas donde inventariar el contenido o sencillamente escríbelo en un papel y colócalo después con celo en la parte exterior de las cajas. Después sitúalo en el lugar donde guardas las cosas que no tienen una gran frecuencia de uso pero de forma que esté accesible cuando se vaya a necesitar.

Si tienes adornos de materiales frágiles como el cristal o la porcelana, envuélvelos en papel de seda blanco o en papel de burbuja para que no se ensucien ni se rompan. Igual debes hacer con las velas navideñas que no hayas agotado o con los centros de mesa navideños liofilizados. Por otro lado, si al quitar los adornos del árbol compruebas que hay que poner nuevos hilos de colgar, reponlos antes de guardarlos, de esta forma estarán listos para la siguiente Navidad.

Si tu árbol de navidad es sintético, intenta embalarlo protegiéndolo con una sábana que no uses y atándolo con una cuerda, de este modo, te ocupará menos espacio y evitarás que se deforme y se ensucie de polvo. En el caso de que tu árbol sea natural, comprueba si puedes mantenerlo en una maceta sin necesidad de trasplantarlo o si no, plántalo en el jardín o en algún lugar que admita replantación.

Cómo recoger la decoración navideña

Si has utilizado vajilla, cubertería y mantelerías que sólo salen a escena en esta época del año, procura devolverlas al lugar donde las sueles guardar de forma adecuada. Antes de ordenar la vajilla, la cubertería y la mantelería, aprovecha para limpiar los cajones o armarios donde ordenas estas piezas y comprueba que todo ello vuelve a su sitio en perfecto estado.

Revisa si las mantelerías están bien lavadas y no quedan manchas que sea necesario tratar de algún modo especial. Igualmente, una vez que hayas planchado los manteles, si lo has hecho con vapor, deja que se sequen bien antes de guardarlos y envuélvelos en papel de seda blanco, de esta forma evitarás que aparezcan manchas amarillas. En cuanto a la vajilla revisa que todas las piezas están en perfecto estado y limpias y organízalas por tamaños.