Ropa y tejidos

Cómo limpiar las alfombras

Cómo limpiar las alfombras

Autor: Hogarmania

Las alfombras acumulan polvo y suciedad por lo que es necesario limpiarlas para mantener la higiene en el hogar.

En cuanto el tiempo se estabiliza y la primavera se instala definitivamente en casa, llega hora de limpiar y guardar las alfombras. Su misión de dar calidez y comodidad en la época otoñal e invernal pero al finalizar la temporada es necesaria su retirada para ayudar a la casa a obtener mayor ligereza visual y frescor.

Quitar las alfombras forma parte de la limpieza primaveral así que todavía estáis a tiempo de ir preparando cómo lo haréis. En este post te lo contamos:

Cómo limpiar alfombras

Para limpiar las alfombras durante tu limpieza de primavera, pasa primero la aspiradora con el accesorio apropiado para estos tejidos, pásala con suavidad y con la aspiradora a media potencia para que el pelo de la alfombra conserve su esplendor original durante más tiempo, sobre todo aquellas que son de lana natural o de seda.

Si tu alfombra es de pelo corto, aspira siempre en la dirección contraria al pelo, de esta forma logras que la lana se levante y que la suciedad pueda salir con mayor facilidad. A continuación, pasa de nuevo la aspiradora en dirección al pelo para dejar la alfombra bien lisa y bonita. Si tus alfombras son de pelo largo te recomendamos que hagas el proceso a la inversa, pero teniendo en cuenta que la última pasada de aspiradora sea en dirección contraria a la dirección del pelo, de este modo, la lana quedará mucho más mullida y lucida.

Limpiar una alfombra

Después de haber pasado la aspiradora, comprueba si tus alfombras tienen alguna mancha, si es así, debes retirarla antes de guardarlas para que no se fije aún más en el tejido. Para quitar manchas de las alfombras, haz una mezcla con agua jabonosa y amoniaco y aplica con un paño de algodón en forma de muñequilla sobre la mancha a tratar y dejar actuar unos minutos sobre la lana. Para terminar, frota con suavidad y limpia con un paño seco, a continuación, déjala secar cerca de una ventana hasta que esté completamente seca.

Una vez limpias, comienza el proceso de guardado y almacenado. Si las alfombras son pequeñas, ponlas estiradas y envuélvelas en papel de embalar, esto las protegerá del polvo durante el verano. Si las alfombras son grandes, enróllalas con el pelo hacia dentro y sujétalas por fuera con cinta adhesiva.

A continuación, guárdalas en posición horizontal para evitar que se deformen en un lugar libre de humedades y ventilado para que no adquiera malos olores. Por último, protégelas de forma natural de las polillas, haciendo unos saquitos de lavanda y hojas de romero. Y no olvides darle una vuelta a la organización de tu casa para que respire y se revitalice esta primavera.

Tags relacionados hogar alfombras limpiar alfombra