Ropa y tejidos

Hacer la colada fuera de casa

Hacer la colada fuera de casa

Los locales para hacer la colada han proliferado en los últimos tiempos. Aquí os contamos las ventajas y desventajas que tienen.

Autor: Hogarmania

Hacer la colada siempre supone una inversión de tiempo y esfuerzo, sobre todo si hay niños en casa, lo que puede traducirse en muchas lavadoras semanales. Además, no solo cuenta la puesta de la lavadora, también hay que tener en cuenta el tiempo que se tarda en colgarla o el gasto adicional si se pone la secadora.

Estos inconvenientes han hecho que los locales para hacer la colada fuera de casa sigan aumentando año tras año debido a la comodidad que ofrecen e incluso el ahorro de tiempo que puede lograrse mediante este método.

Ventajas de utilizar las lavanderías autoservicio

Marcas como Bloomest, Girbau, Fresh Laundry, La Wash, Lavalux, Mr Jeff o Pressto Plus, entre muchas otras, ofrecen servicios similares: lavadoras (de entre 8 y 20 kilos) y secadoras que por un módico precio pueden ser utilizadas como las de casa para hacer y secar la colada.

La primera ventaja que puede observarse es la capacidad de los electrodomésticos, que superan ampliamente a los domésticos (de 5 a 8 kg) lo que significaría un descenso significativo del número de coladas semanales.

También es remarcable el uso de las secadoras disponibles en estas franquicias. Si bien no es bueno para la ropa el uso continuado de la secadora, puede ser una buena opción en casos puntuales o en invierno, cuando es más difícil secar la colada.

El precio es una de las mayores ventajas que pueden ofrecer estos establecimientos. Haciendo el cálculo, lavar la ropa fuera de casa sale entre 0,65 y 1,5 euros por cada kilo de ropa, lo que supone un gasto menor que realizándola en casa.

Por último, es conveniente destacar que puesto que los electrodomésticos utilizados son industriales, el lavado y secado de la colada es más rápido que el que podamos realizar en casa. Además, gracias al avance tecnológico, ya existen Apps que te permiten saber cómo va la lavadora y cuánto tiempo le falta, por lo que puede aprovecharse para hacer otros recados mientras tanto.

Desventajas

Las desventajas más prominentes de este hábito cada vez más frecuente no son muchas, la más engorrosa es que al tratarse de electrodomésticos de gran capacidad es necesario acumular cierta cantidad de prendas para que salga a cuenta.

El hecho de tener que salir de casa también puede suponer una desventaja, ya que a menudo se aprovecha para poner la lavadora mientras se realizan otras acciones del hogar, como la comida o la limpieza general.

Además