Ropa y tejidos

Trucos y consejos para impermeabilizar zapatos

Trucos y consejos para impermeabilizar zapatos

La lluvia y la nieve maltratan el calzado, desgastándolo y reduciendo su vida útil. Para evitar que el agua cale nuestros zapatos sigue estos trucos y consejos.

El calzado se desgasta con la lluvia y la nieve, reduciendo su vida útil y calando el interior del zapato, por lo que es necesario mantener o impermeabilizar nuestros zapatos, sobre todo durante los meses de invierno y otoño.

En el mercado existen productos específicos para hacer impermeable nuestro calzado según el tipo del material del que esté hecho, sin embargo, también existen otras alternativas caseras que pueden utilizarse.

Cera

La cera derretida de las velas es un producto económico y muy efectivo para impermeabilizar el calzado, además, su método de aplicación es sencillo y rápido, logrando una superficie por la que se desliza el agua. También puede utilizarse cera de abejas para logar el mismo resultado. Es importante tener en cuenta que este método es apropiado para zapatos de tela y no es recomendable utilizarlos para el cuero.

  • 1. Frota la vela contra la superficie del zapato. Para facilitarlo, puedes calentar la superficie de la vela con un secador.
  • 2. Una vez cubierta toda la superficie del zapato, utiliza un secador para secar la cera y que se quede pegada.
  • 3. Repite el proceso también en la suela.
  • 4. Para que el resultado sea duradero, es recomendable repetir el proceso cuando la cera empiece a desgastarse.

Limpiador de muebles y betún

Si quieres impermeabilizar zapatos de cuero o piel y no tienes un producto específico para ello, puedes utilizar un limpiador de muebles en spray y una capa de betún para conseguirlo.

  • 1. Limpia en profundidad los zapatos antes de comenzar el proceso de impermeabilización.
  • 2. Aplica el limpiador de muebles por todo el zapato, incluyendo la suela, y deja secar.
  • 3. Una vez seco el aerosol, aplica una capa de betún. Intenta que sea generosa, sobre todo en las costuras.
  • 4. Cepilla la superficie del zapato para eliminar el exceso de betún.
  • 5. Repite los pasos anteriores tres veces mínimo para conseguir un buen resultado.
  • 6. Limpiar el calzado con un trapo cuando sea necesario.
  • 7. Para que el resultado sea duradero, es recomendable repetir el proceso cada tres meses.

Además