Seguridad

La prisión permanente revisable

La prisión permanente revisable

Muchas son las voces que se han alzado a favor y en contra de la prisión permanente revisable, pero, ¿de qué se trata exactamente? ¿implica una cadena perpetua?

Nuestro Código penal en la redacción dada por la LO 1/2015 de 30 de marzo establece como novedad la PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE. En su artículo 33 establece que tienen la consideración de graves entre otras, la prisión permanente revisable.

¿En qué casos se aplica esta pena?

La lista de delitos para los que está prevista la pena de prisión permanente revisable es cerrada. Los tribunales podrán aplicarla en algunos tipos gravados de asesinatos:

– Cuando la víctima sea menor de 16 años o se trate de una persona especialmente vulnerable (140.1.1ª)
– Cuando sea subsiguiente a un delito contra la libertad sexual (art. 140.1.2ª)
– En los múltiples (art. 140.2)
– En los cometidos por miembros de una organización criminal (art. 140.1. 3ª)
– Delitos contra la Corona (art. 485.1).
– Delitos contra el Derecho de Gentes.
– Delitos de genocidio (art. 607).
– Delitos de lesa humanidad (art. 607 bis 2.1).

La pena de prisión permanente revisable conlleva el cumplimiento íntegro de la pena de privación de libertad durante un periodo de tiempo que oscila entre los veinticinco y los treinta y cinco años, dependiendo de que la condena sea por uno o varios delitos, o de que se trate de delitos terroristas.

Pero esa prisión permanente, como su propio nombre indica, es revisable, establece nuestro Código Penal que "para la revisión de la prisión se establece un doble régimen":

1. Por un lado, cumplida una parte de la la condena que oscila entre 25 y 35 años de condena, el Tribunal deberá revisar de oficio si la prisión debe ser mantenida cada dos años.

2. El tribunal revisará igualmente la medida siempre que el penado lo solicite, si bien tras la desestimación de una petición podrá fijar un plazo máximo de un año dentro del cual "no se dará curso a nuevas solicitudes". El sistema de revisión que podría permitir la puesta en libertad del condenado operaría si éste cumple los requisitos expuestos en el artículo 92, apartados 1 y 2.

Los requisitos que impone este precepto legal son que el penado haya cumplido un determinado plazo de condena, así como que se le haya clasificado en tercer grado, este requisito implica que el penado haya disfrutado de permisos penitenciarios. Pero quizá el dato más importante que establece el Código penal estriba en la buena conducta del interno durante el cumplimiento de la condena, así como sus circunstancias personales y familiares.

Pero en cualquier caso esta decisión del Tribunal no será arbitraria, sino que se llevará a efecto tras un procedimiento judicial en el que tendrá intervención el Ministerio Fiscal así como el Letrado de la defensa.

Pero la prisión permanente revisable no es una pena que se haya sacado del bolsillo el partido gobernante en el momento en que fue aprobada, sino que es una pena existente en muchos de los países de nuestro entorno, habiéndose limitado el legislador español a extrapolarla en nuestro ordenamiento jurídico y adaptarla a nuestro ordenamiento.

La prisión permanente revisable en Europa

En el entorno europeo se aplican penas similares de forma excepcional, con la excepción de Portugal, donde la máxima pena que recoge la ley es de 25 años de cárcel. Así, por ejemplo, en Francia la pena más dura del Código Penal es la de "perpetuidad irreducible", si bien en casos excepcionales establece una prisión efectiva ilimitada.

La prisión permanente revisable

En Italia la máxima pena de prisión prevista, de acuerdo a la legislación vigente, es la cadena perpetua.

En el Reino Unido en la mayoría de los casos, el preso puede optar a la libertad condicional después de un periodo de tiempo que fija el juez. En casos excepcionales y delitos muy graves, no obstante, el magistrado puede dictaminar que esa cadena sea "orden de toda la vida", sin acceso a la libertad condicional.

En Alemania se contempla que, tras un mínimo de 15 años, un nuevo tribunal debe examinar cada caso de manera individual.

En otros países con diferentes matices, existen condenas equivalentes a la cadena perpetua por delitos de extrema gravedad.

Sin entrar a valorar la conveniencia o no de su mantenimiento o de su abolición, dejamos constancia de las diferentes corrientes de opinión que señalan que, en determinados tipos de delitos, quizá sería conveniente instaurar algún tipo de sistema que permitieses individualizar y valorar en cada caso concreto, la conveniencia o no de poner a un sujeto en libertad, toda vez que existen estudios que avalan la tesis de que, en determinado tipo de delincuentes, es muy difícil su reinserción por ser intrínseco en ellos, el actuar delictivo y las consecuencias tan graves que podría conllevar su puesta en libertad, sin previamente tener altos índices de probabilidad de que no va a volver a retornar en su conducta, decisión que, somos conscientes, engloba una enorme dificultad para ser tomada.

No obstante si te ha quedado alguna duda o necesitas poner tu caso en manos de abogados, no dude en ponerte en contacto con los abogados de Legálitas en este enlace, para cualquier duda que te pueda surgir.

Información facilitada por los profesionales de Legalitas

Además