Seguridad

Rebajas: Consejos para comprar por Internet y derechos de los consumidores

Rebajas: Consejos para comprar por Internet y derechos de los consumidores

Las compras online aumentan en rebajas. Para evitar estafas es muy importante conocer nuestros derechos y tener en cuenta los siguientes consejos.

Autor: Hogarmania

Recetas en barbacoa Weber

Un año más, llega la campaña de rebajas cargada de grandes descuentos y ofertas irresistibles. No obstante, la realidad a veces es muy distinta y detrás de esos precios hay engaños para el consumidor. Por ello, siempre debemos saber que los derechos que nos otorga la ley durante el periodo de rebajas son los mismos que durante el resto del año.

Los comercios no pueden denominar “rebajas” a otro tipo de prácticas como la venta de saldos, liquidaciones o productos deteriorados que se han adquirido con el fin de ser vendidos a precios inferiores. Para que un establecimiento realicé las rebajas legalmente, debe tener al menos la mitad de sus artículos rebajados, habiendo formado parte de la oferte que tenía anteriormente el comercio.

Con respecto a la forma de pago, si el uso de la tarjeta estaba permitido fuera de este periodo es obligatorio mantenerlo durante las rebajas. Además, el establecimiento debe poner a disposición del consumidor las hojas de reclamaciones y no variar su política de devolución.

En el caso del etiquetado, el producto debe contar con la misma información en su etiquetado que cualquier producto que no esté rebajado y reflejar con claridad el precio anterior junto con el precio reducido, salvo si se tratase de una rebaja porcentual en un conjunto de artículos que entonces bastaría con poner el anuncio genérico de ese porcentaje. Del mismo modo, el consumidor debe ser advertido de los riesgos que pueden causar los productos que vaya a comprar, teniendo en cuenta su naturaleza, características, duración y las personas a las que van destinados. Incluso, en algunos productos como juguetes, electrodoméstico, perfumería, entre otros, existen normativas específicas que amplían los datos que deben aparecer en el etiquetado.

La garantía debe ser la misma en el periodo de rebajas, es decir, dos años desde la fecha de compra. Por ello, el consumidor debe exigir el cumplimiento de ella al establecimiento que se lo vendió, ya que al fabricante solo se puede reclamar cuando el vendedor hubiese cerrado o quebrado. Si se hubiese dado el defecto durante los seis primeros meses, dicho defecto sería de origen. Pasado ese periodo y si el punto de venta no colabora en ofrecer la garantía, sería el cliente quien debe probar que ese defecto es de origen.

En rebajas las tiendas deben tener al menos la mitad de sus productos rebajados y no variar su política de devolución.

¿Qué ocurre con las rebajas en internet?

Son muchos los consumidores que ya compran de manera online, por ello, hay que tener una serie de aspectos en cuenta para no sufrir ningún engaño:

  • La empresa debe estar debidamente identificada con su nombre o razón social, CIF, domicilio y datos de contacto, además de tener publicada en su web la política de privacidad de datos.
  • Todos los datos relativos al artículo deben ser facilitados al consumidor.
  • Hay que comprobar que el sitio es seguro a la hora de realizar el pago. La URL debe incluir la “s” en "https", otros indicadores de seguridad a pie de página son un candado cerrado o una llave.
  • Se dispone de un plazo de 14 días naturales desde la recepción del producto para cambiar de opinión y resolver el contrato, sin gasto ni penalización siempre y cuando el producto este en perfecto estado. No hay que olvidar que hay ciertos artículos que no cuentan con el derecho de desistimiento como por ejemplo productos personalizados, ropa íntima, películas o videojuegos, etc.
  • Es fundamental conservar toda la documentación con respecto a la compra hasta que transcurra el plazo de garantía.

Si hubiese una incidencia y se quiere reclamar, lo primero de todo, se debe dirigir dicha reclamación mediante correo físico fehaciente al domicilio social de la empresa o bien a través de la propia web a los puntos de contactos indicados. Si la respuesta que nos dan es desfavorable, nos podremos dirigir a los organismos de consumo correspondientes al domicilio del interesado, siempre y cuando la empresa tenga domicilio o establecimiento permanente en España. Cuando procediese, se puede reclamar en los juzgados correspondientes. En el caso en el cual la empresa tenga domicilio en la Unión Europea, el consumidor podrá reclamar al Centro Europeo de Información al Consumidor.

Si ha vivido una situación así, los abogados de Legálitas, por ser lector de Hogarmanía, estarán encantados de ofrecerle una consulta gratuitamente llamando al teléfono 91 558 97 64 o dejándonos sus datos en el siguiente enlace.

Rebajas: Consejos para comprar por Internet y los derechos de los consumidores

Además