Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Seguridad

Cómo reclamar en caso de intoxicación alimentaria


Las intoxicaciones por alimentos son cada vez más frecuentes y peligrosas. Pero ¿a quién reclamar en el caso de sufrirlo? Y si te han vendido un alimento en mal estado, ¿qué debes hacer?

Te explicamos, al detalle, cuáles son tus derechos como consumidor. Te adelantamos que ambas situaciones están gravemente sancionadas por las autoridades.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) en conjunto con el Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI) alertan de inmediato en cuanto aparece un alimento que presencia alguna bacteria potencialmente peligrosa para la salud humana.

De hecho, el último caso alertado fue el de la presencia de Listeria monocytogenes en salmón ahumado marinado en la comunidad autónoma de Andalucía. Este es solo uno de los casos que se anuncian sobre alimentos con la presencia de bacterias potencialmente peligrosas y que pueden causar intoxicaciones alimentarias.

Pero ésta no es la única forma en la que sucede. También es posible sufrir una intoxicación por alimentos en algún establecimiento de comida (restaurantes, bares, tabernas) que no cumplen con los estándares de calidad que cita el Gobierno e, incluso, sufrirlo cuando nos han vendido un alimento en mal estado en el supermercado.

Ante este tipo de situaciones, ¿cómo se debe actuar? Lo explicamos según se produzca el caso. Empezamos por el caso más habitual, los alimentos que nos venden en mal estado en el supermercado o la tienda.

Me han vendido un alimento en mal estado, ¿a quién reclamo?

Me han vendido un alimento en mal estado, qué hagoEn algún momento de nuestra vida nos hemos cruzado con un alimento en mal estado, bien sea porque lo hemos comprado en un supermercado, bar o restaurante.

Una situación preocupante porque está directamente ligada a dos problemas muy serios: la salmonelosis y las infecciones por campylobacteruas, ambas transmitidas de los animales a los seres humanos a través de la comida.

La detección temprana del problema es el primer paso. Reclamar al comercio del que procede, es el segundo. Si te han vendido un alimento en mal estado, pasado de fecha o que no cumple con todas las garantías en materia de sanidad, reclama directamente al establecimiento que te lo ha vendido.

Tienes derecho a pedir un reembolso o un cambio del producto como mínimo, pues se trata de una situación delicada. En la mayoría de los casos, el establecimiento atenderá a las razones del cliente y aceptará un reembolso o cambio del producto. Pero, ¿qué ocurre si no lo hace?

Hoja de reclamaciones

Si el negocio se negase a una devolución o cambio del producto, se puede exigir el reembolso del alimento a través de una hoja de reclamaciones. Estas hojas se contemplan como uno de los derechos más básicos de cualquier consumidor. Conviene tener en cuenta que no todas tienen la misma legislación, pues varían según la comunidad autónoma.

Cuando se produzca este caso, es conveniente guardar el ticket de compra del producto, un resguardo bancario (si se ha pagado con tarjeta) y el producto en sí mismo. Si la empresa se negase a atender la reclamación del cliente, la última vía sería interponer una reclamación en la Oficina Municipal de Información al Consumidor o en la Dirección General de Consumo de la localidad.

Conservación de alimentos en casa

Todo esto en el caso de que nos hayan vendido un alimento en mal estado. Pero, ¿qué ocurre cuando se consume un producto caducado en casa? Es importante tener en cuenta que algunos productos caducados como las carnes frescas, los lácteos y similares, son altamente peligrosos porque tienen riesgo microbiólogo, es decir, conllevan el desarrollo de bacterias patógenas peligrosas para la salud.

Cómo evitar intoxicación alimentaria por alimento caducadoConocer cuál es la diferencia entre fecha de caducidad y fecha de consumo preferente es fundamental para ¡evitar intoxicaciones alimentarias en casa!

Intoxicaciones alimentarias tras comer o cenar en un restaurante

Acabo de salir del hospital tras una intoxicación alimentaria por haber comido en un restaurante, ¿qué hago?

Cuando una persona ha sufrido una intoxicación de alimentos en un restaurante y ha sido ingresado en un hospital es motivo de demanda civil por daños y perjuicios contra la salud. En este caso, se puede reclamar mediante tres vías diferentes:

1. La vía administrativa

Si se detecta que hay varios casos de intoxicación alimentaria que provienen del mismo local, se activa la normativa de seguridad e higiene a través del Departamento de Sanidad y Consumo de la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma en cuestión. Este organismo procede a clausurar el local si comprueba que el establecimiento no cumple con la normativa de higiene y medidas sanitarias.

Acto seguido, se abre así un expediente sancionador e imposición de sanción al dueño del local.

2. La vía penal

Si la intoxicación alimentaria se considera de extrema gravedad, se trata de un delito contra la salud pública. De hecho, el Código Penal establece que cuando un alimento ha sido adulterado y causa daños a la salud de las personas, se pueden establecer penas de prisión de hasta seis años.

Es necesario tener en cuenta que estas situaciones solo suceden en casos muy graves. Mediante esta vía el consumidor puede exigir una indemnización por daños y perjuicios.

3. La vía civil

Esta es la vía más factible para solicitar una indemnización por daños y perjuicios cuando hemos sufrido una intoxicación alimentaria en un restaurante o local de comida rápida. Sin embargo, es necesario que se produzcan la concurrencia de los siguientes elementos:

  • Acción u omisión culposa o negligente.
  • Daño concreto y evaluable económicamente.
  • La relación de causalidad entre el dueño y la conducta negligente.

Me han vendido un alimento en mal estado, ¿qué hago?

¿Cuánto dura la comida cocinada en la nevera?

Consejos para evitar una intoxicación alimentaria

Para evitar cualquier intoxicación alimentaria en casa es fundamental conservar todos los alimentos en perfectas condiciones. Revisar bien la fecha de caducidad o fecha de consumo preferente y atender a los sentidos del olor, gusto y tacto son actos muy sencillos que pueden salvarnos la vida.

Por ejemplo, un pollo en mal estado olerá a rancio, estará pegajoso al tacto y cambiará de color, generalmente a un color verdoso, lo cual indicaría la proliferación de bacterias y moho.

En definitiva, se trata de tomar todas las medidas higiénicas y de conservación, especialmente en alimentos perecederos o de caducidad muy corta. Si el alimento lo acabas de comprar y se presenta en este estado, no dudes en acudir al local y poner una reclamación o exigir el reembolso de dicho producto.

En el caso de intoxicación o síntomas de intoxicación, no dudes, acude inmediatamente al médico y no destruyas el alimento en cuestión. Si se trata de una infección peligrosa, un análisis del alimento puede ser de gran utilidad para determinar el tratamiento adecuado.

Y no olvides que para facilitar la tramitación de las reclamaciones debemos aportar el mayor número de pruebas y datos posibles, tales como el producto o restos del mismo, su etiqueta o envase.

Información actualizada a 26/05/2021 a las 11.37 h.