Tecnología

TV de pago: ¿mejor por streaming o por cable?

TV de pago: ¿mejor por streaming o por cable?

Autor:

La televisión vuelve a estar de moda. Las series extranjeras y el fútbol son algunos de los alicientes que han hecho que este producto vuelva a estar en el disparadero.

Pero ¿qué tipo de TV de pago nos interesa contratar? Desde el comparador HelpMyCash nos dan las claves.

Pagar por la televisión, ¿es necesario?

Los combinados de internet, fijo y móvil tuvieron su boom hace unos años gracias a sus precios ajustados. Sin embargo, cuando las telecos consiguieron que la mayoría de los consumidores apostáramos por una de estas modalidades, se quedaron sin demasiadas armas con las que provocar que los clientes de una compañía portaran su contrato a otra. De esta necesidad de ofrecer algo nuevo se benefició la televisión de pago. Ahora bien, ¿es imprescindible tener este producto?

Si bien es cierto que alguna compañía nos incluye obligatoriamente el acceso a la televisión en sus paquetes convergentes, no es lo más habitual. Para hacernos una idea, lo más normal es que se nos ofrezca el paquete de tele al contratar los servicios de internet y fijo, incluso de forma gratuita.

Pero ¿en qué casos es necesario disponer de este extra? Solo si queremos disfrutar de toda la Liga de fútbol, la Copa del Rey y la Champions League nos veremos obligados a contratar este servicio. De igual forma, si disfrutamos de las grandes series americanas y queremos verlas el mismo día de su estreno en EE. UU. (o al día siguiente dobladas al castellano), también le sacaremos partido al paquete de televisión.

Cómo ver la TV en 2017

La que fuera denominada como caja tonta sigue siendo fuente de entretenimiento para muchas familias. Es más, gracias a las mejoras en el servicio de internet, actualmente podemos disfrutar de contenidos en Ultra HD sin movernos del sofá. Eso sí, ¿hasta qué punto tendremos que pagar por ello?

La ficción española ha pegado un salto de calidad enorme, por lo que podemos acceder a grandes series sin pagar. Es más, si tenemos una Smart TV, tendremos la opción de entrar en las aplicaciones de los canales para acceder a sus contenidos online cuando queramos, evitando así los horarios impuestos por la parrilla televisiva.

Ahora bien, si estamos enganchados a Juego de Tronos, House of Cards o Vikings, o queremos ver el mejor fútbol de la temporada, nos tocará pagar por ello. Para ello existen dos vías: el cable o el streaming. La primera es la que encontramos en las principales compañías de internet y requiere un decodificador (también existe la versión online desde la web, pero no tendremos la misma calidad). Sin embargo, el streaming no exige tener un aparato adicional en casa, basta con un ordenador, tableta o Smart TV para conectarnos a nuestra cuenta y ver nuestros contenidos favoritos.

TV de pago: ¿mejor por streaming o por cable?

¿Qué tipo de TV de pago me interesa más?

En función de nuestro perfil de consumo, nos interesarán más los servicios de unos u otros. De igual forma, la instalación de nuestra casa y el precio serán factores a tener en cuenta a la hora de la elección. Pero vayamos por partes.

Tanto series como fútbol se encuentran en ambos tipos de plataformas. No obstante, las plataformas online (a excepción de la de fútbol) no tienen horarios de emisión, lo que da más libertad a los clientes que las propuestas de las telecos, ya que éstas no dejan de ser canales temáticos con sus propias parrillas. Por lo tanto, si no queremos ataduras, las ofertas de streaming pueden ser más interesantes. Ahora bien, si buscamos series concretas, deberemos asegurarnos de quién tiene los derechos, ya que muchas están en canales como Fox o AXN.

Otro punto a tener en cuenta es la conexión. Para poder disfrutar de la televisión de pago de las telecos (el cable) necesitaremos contar con acceso a internet, preferiblemente fibra óptica, ya que requieren mayor ancho de banda (sobre todo en emisiones en 4k). Sin embargo, las plataformas online de contenidos (televisión por streaming) solo necesitan 5 MB estables para funcionar correctamente, con lo que un pack de ADSL básico podría soportarlo.

Finalmente, no podemos dejar de lado el precio. Tal y como señalábamos al principio, algunas operadoras ofrecen el acceso a la televisión de pago con descuentos (e incluso gratis), lo que las convierten en propuestas atractivas a primera vista. No obstante, es importante tener en cuenta que su coste varía en función del resto de los servicios contratados (velocidad de internet, tipo de tarifa móvil…) y de los canales a los que tenemos acceso. Así, podemos pagar desde cero euros al mes, hasta 24 euros al mes por las series y cine; mientras que el fútbol ronda los 20 euros mensuales. A esto deberemos sumarle la permanencia si la hay. En cambio, las plataformas online de series y cine no superan los 12 euros al mes y la de fútbol se queda en 10 euros al mes. En este caso, ninguna exige permanencia.

En definitiva, a no ser que queramos ver el Partidazo de la Liga o algunas series concretas, como Outlander o lo nuevo de House of Cards, las plataformas de streaming son la apuesta más interesante para disfrutar de lo mejor de la televisión en casa.