Hogarmania.com
Hogarmania.com

Tecnología

Cómo conseguir un buen ambiente de trabajo en tu oficina


¿A quién no le gusta trabajar en una bonita oficina con una gran iluminación? ¿En un escritorio cómodo en el que sea posible centrarse en las tareas sin interrupciones? Un entorno de trabajo limpio, cómodo y positivo fomenta un ambiente creativo en el que las personas pueden prosperar.

La mayoría de las personas prestan poca atención al impacto que tiene su entorno de trabajo en su rendimiento. Y éste es uno de los mayores errores que se pueden cometer. Si te has dado cuenta y estás buscando cómo mejorar el ambiente de trabajo en tu oficina, ¡sigue leyendo!

Consejos para crear un mejor ambiente para tu oficina

1. Haz que tu oficina sea lo más cómoda posible

La comodidad es lo más importante a la hora de crear espacios de trabajo positivos y dinámicos que fomenten la productividad.

Empieza por el mobiliario: elige una silla ergonómica lo suficientemente resistente y duradera como para soportar el desgaste diario, pero lo suficientemente cómoda y práctica como para reducir las posibilidades de que se produzcan problemas de salud.

Las fotos de la familia y las mascotas también hacen que cualquier espacio de oficina parezca más acogedor, al igual que cualquier otro artículo personal que facilite el trabajo. Incluso los cambios más pequeños contribuyen a crear un entorno de trabajo inspirador y motivador.

2. Introduce algo de color en tu oficina

Algo tan sencillo como cambiar los colores dominantes en la oficina puede suponer una gran diferencia en cuanto a nuestro estado de ánimo. Como los colores están relacionados con nuestras emociones, hay que utilizarlos de forma inteligente en todo el espacio y aplicarlos en función del ambiente que queramos crear.

Por ejemplo, los tonos verdes y azules utilizados en las oficinas aumentan la productividad y agudizan la atención. El amarillo puede ayudar a la creatividad, ya que tiende a ser muy estimulante; el rojo es ideal para espacios donde hay mucha actividad física, mientras que los tonos neutros tienden a ser calmantes y tienen un efecto psicológico tranquilizador.

Si pintar las paredes de tu oficina no es una opción, siempre puedes utilizar obras de arte o accesorios de oficina para poner algo de color en tu espacio de trabajo.

3. Asegúrate de que tu oficina esté bien iluminada

No es ningún secreto que la cantidad de luz a la que estamos expuestos puede hacer que nuestro día se convierta en un éxito. Los espacios sombríos no ayudan mucho a nuestro estado de ánimo, y la falta de luz puede ser perjudicial para nuestra productividad.

Afortunadamente, se puede garantizar un nivel óptimo de iluminación incorporando puntos de luz centrados en los empleados de la oficina. Las luces LED imitan muy bien la luz natural, están destinadas a aumentar los niveles de energía y productividad, al mismo tiempo que son la herramienta perfecta para utilizar el inmenso poder de la luz en los casos en los que la obtención de luz natural es difícil.

4. Utiliza aromas para crear un ambiente positivo en tu oficina

Estimular nuestro sentido del olfato puede ser otra manera de aumentar el rendimiento en el puesto de trabajo y mejorar el ambiente en nuestra oficina. Según algunas investigaciones, ciertos olores pueden reducir el número de errores tipográficos cometidos a la hora de la redacción de textos o informes.

Un estudio descubrió que aromas como el limón, la lavanda y el jazmín estimulan la actividad cerebral y hacen que seamos más productivos en general, siendo el limón el aroma más estimulante, reduciendo el número de errores en un 54%. Esto demuestra lo poderosa que puede ser la aromaterapia.

¿Y lo mejor? Puedes crear tu propio ambientador mezclando agua con unas gotas de los aceites esenciales que más te gusten.

5. Aviva el ambiente de tu oficina con plantas

Por último, pero no por ello menos importante, otra forma de mejorar el entorno de trabajo de tu oficina sería introducir algo de vegetación. Añadir solo un par de plantas en tu oficina puede generar un gran cambio positivo. No solo sirven para decorar eficazmente la oficina, sino que también ayudan a purificar el aire interior absorbiendo los contaminantes.

También se sabe que las plantas aumentan la productividad, reducen los niveles de estrés y ayudan a crear una sensación de bienestar. Opta por plantas en maceta y asegúrate de que requieran poco mantenimiento: algunas de ellas pueden ser muy indulgentes y no requieren demasiados cuidados para poder prosperar.

Los pequeños cambios pueden hacer grandes diferencias

Incluso el más pequeño de los cambios puede dar lugar a mejoras significativas en la forma en que funcionamos en la oficina. Con estos 5 consejos en mente, podrás crear un espacio de trabajo que promueva la positividad y la productividad, lo que te ayudará a crear una mentalidad de "sí se puede" y a garantizar que el trabajo se haga de la mejor manera posible.

Tags relacionados hogar economía seguridad ambiente