Plantas

Margarita del Cabo, características y cuidados

La Margarita del Cabo o Dimorphoteca Ecklonis es originaria de la parte de África cuyo clima es muy similar al de la península Ibérica. ¡Os contamos todas sus curiosidades!

Autor: Jardinatis

Características generales

  • Nombre común: Margarita del Cabo, Matacabras
  • Nombre científico: Dimorphoteca Ecklonis
  • Origen: Sudáfrica
  • Familia: Asteráceas (Asteraceae)
  • Exposición: A pleno sol
  • Ubicación: Exterior en climas cálidos
  • Floración: Primavera y verano
  • Temperatura: 25ºC
  • Riego: Moderado
  • Abono: Una vez en primavera

Descripción

La margarita del Cabo es originaria de la parte de África que cuenta con un clima muy similar al de la península Ibérica. Además de florífera, es una planta muy resistente, capaz, incluso, de aguantar la salinidad de los terrenos cercanos a la costa.

Floración

El primer periodo de floración de nuestra protagonista, se desarrolla durante toda la primavera y comienzo del verano, hasta el mes de julio aproximadamente, y tendrá una segunda floración durante el mes de septiembre. Si tenemos la precaución de ir cortando las flores que se vayan secando, la floración será aún más exuberante.

Para que la floración sea más densa, puede recortarse ocasionalmente. Sus flores solo se abrirán completamente cuando el cielo esté soleado. En caso de que esté nublado, permanecen medio cerradas esperando nuevos rayos de sol.

Margarita del cabo

Cuidados

Si queremos que la margarita del Cabo aguante el paso del invierno, es conveniente cubrir el suelo con paja o corteza de pino para protegerla de las heladas.

Plantación

A la hora de plantarlas, debemos tener en cuenta que ocupará un volumen considerable por lo que, si queremos plantar varias juntas, tendremos que guardar el espacio necesario entre ellas y aportar el sustrato suficiente, preferiblemente ligero.

Consejos

La margarita del Cabo se utiliza combinándola con las caléndulas y los crisantemos, ya que tienen flores muy parecidas. Las primeras florecen en primavera, las margaritas en verano y los crisantemos en otoño. De esta manera, se consigue tener flores prácticamente durante todo el año.

Además