Plantas

Calatheas y marantas, plantas de interior espectaculares

Las calatheas y marantas son unas plantas de interior espectaculares que pertenecen a la familia de las Marantáceas. Pertenecen al grupo de plantas con el follaje más grande que podemos encontrar.

Canal de YouTube de Jardinatis

Las calatheas y marantas tienen un aspecto de familia parecido, porque son parientes. Las marantas se distinguen de las calathea únicamente porque tienen dos flores en un largo tallo y las calatheas solo uno. Son originarias de las selvas tropicales siempre húmedas de Centroamérica y Sudamérica, sobre todo de Brasil.

Cuidados de las calatheas y marantas

Las marantas y las calatheas son vegetales que exigen un gran período de tiempo hasta ocupar todo el volumen del sustrato con sus raíces. Durante todo este tiempo, parece que vegetan, solo producen pocas hojas de tamaño pequeño. Después de éste período de instalación, las matas empiezan a crecer y a poblarse.

Las hojas tienen largos peciolos y los tonos y manchas son de múltiples colores, que es la particularidad que las hace muy decorativas. Pueden ser correosas o aterciopeladas, erectas o rastreras. Son plantas rizomatosas o tuberosas. Hay variedades de calatheas que se caracterizan por su envergadura y pueden llegar a crecer hasta un metro. Las marantas, por su porte, tienen un porte más bien semirastrero.

Calatheas y marantas, plantas de interior espectaculares Calathea lancifolia y roseopicta "Dottie"

Necesitan mucha humedad ambiental y hay que pulverizar las hojas en verano todos los días. Cuánto más alta sea la temperatura ambiental, necesitarán más humedad. Se pueden colocar unos guijarros húmedos en el plato de las plantas así favorecerán la humedad. Sabrás que les falta humedad porque sus hojas se empezarán a poner marrones.

Necesitan buena luz, aunque no hay que exponerlas directamente al sol porque se quemarían sus hojas. No les gustan las corrientes de aire ni que se les cambie de sitio. Por la noche, pliegan sus hojas enrollándolas.

Necesitan que la temperatura no supere los 30º y, en cuanto a la tierra, les favorece un sustrato de turba. Durante el período de crecimiento deberán abonarse cada 15 días con abono líquido para plantas verdes.

Si las hojas se ensucian, se pueden limpiar con algodón húmedo y, después, las secaremos con cuidado. No necesitan poda, solamente hay que quitar las hojas secas lo más cerca de la base.

El riego debe ser regular en verano, y debemos mantener el sustrato siempre húmedo pero nunca encharcado. En invierno, por otro lado, será más moderado. Hay que trasplantar las plantas todos los años en primavera o verano añadiendo tierra nueva. Este es el mejor momento para reproducirlas por división de mata. ¡Animaros!

Calatheas y marantas, plantas de interior espectaculares Plantas marantas

Además