Reproducción

Árbol de los dedos: características y reproducción

Os mostramos cómo reproducir de una forma sencilla el árbol de los dedos o Euphorbia tirucalli, una planta crasa que se adapta perfectamente tanto a zonas frías como a áridas.

Canal de YouTube de Jardinatis

En este programa de Jardinatis, os presentamos una planta crasa muy curiosa llamada Euphorbia tirucalli, Árbol de los dedos o Dedito o planta lápiz.

Como sabéis, las plantas crasas están muy de moda y, no nos extraña, son muy sencillas de cultivar y apenas requieren mantenimiento. Tan solo necesitan un lugar muy soleado como puede ser el balcón o una esquina en la que no caiga el agua de lluvia.

Son plantas que se adaptan perfectamente tanto a zonas frías como áridas, de ahí que se encuentren por alrededor de todo el mundo.

Variedades del árbol de los dedos o Euphorbia tirucalli

Variedades del árbol de los dedosLa planta lápiz o Euphorbia tirucalli tiene distintas variedades. La que nos muestra Iñigo a la izquierda, llega a formar un árbol pequeño de tronco grande, muchas ramificaciones y alguna que otra hoja pequeña.

La que nos enseña en el centro, se parece mucho visualmente a un alga y, la de su derecha, contiene unos tallos acolchados con mucha personalidad.

Cómo reproducir el árbol de los dedos o Euphorbia tirucalli

Árbol de los dedos: características y reproducciónSi cortamos una rama de sus plantas, va a salir de ella una especie de latex blanco (esto ocurre de igual forma en la flor de Pascua, que también es una Euphorbia).

Si queréis esquejar estas plantas, debéis esperar a que ese látex se seque completamente (en un día se secan perfectamente).

Vamos a crear un buen sustrato para los esquejes. Mezclamos arlita, que hace que drene bien, arena de sílice, que ayuda a que no guarde tanta humedad la tierra, y un poco de gravilla para que tenga más porosidad.

Un aspecto importante es que el agua de riego no se quede retenida en el tiesto, el exceso de agua es su mayor enemigo.

Árbol de los dedos: características y reproducciónCon ese sustrato, rellenamos los tiestitos y metemos los distintos esquejes que se hayan sellado. Añadimos un poquito más de gravilla en la parte superior y, ¡listo!

Solo queda esperar a que salgan los nuevos brotes y ya podremos trasplantarlos a tiestos más grandes.

Además