Consejos

Cómo enseñar a tu perro a no pedir comida en la mesa de Navidad

Cómo enseñar a tu perro a no pedir comida en la mesa de Navidad

Se trata de una tarea ardua cuya dificultad aumenta aún más con los festines navideños, ¡descubre cómo educar a tu perro para que no pida comida en la mesa!

Enseñar a los perros a no pedir comida en la mesa es una de las tareas más costosas dentro de la educación básica que debemos aplicar sobre nuestras mascotas.

Aunque cada aprendizaje conlleva un esfuerzo, podemos enseñarles a que sean más formales, obedientes y menos traviesos, a que vayan a nuestro lado y no tiren de la correa… pero es más difícil educarles para que no sean golosos y tragones, especialmente cuando hay una abundancia enorme y fuera de lo común de comida en la mesa, como es el caso de los festines de Navidad.

Sin embargo, existen algunos trucos y consejos que puedes llevar a cabo para que tu perro entienda que él tiene su plato y que no debe comer más, ¡descubre cómo enseñar a tu perro a no pedir comida en la mesa de Navidad!

1. Decir que “no”

Debemos de aprender a decirle que no con seguridad y de forma rotunda, aunque nos mire con ojitos lastimeros, porque será por su bien. Si dejamos que coman lo que quieran y mezclen diferentes tipos de alimentos (que generalmente son muy grasos: jamón, foie…) lo más normal es que terminen sufriendo una indigestión o empacho.

Es necesario decir que no a los perros para que no pidan comida. En cuestiones de educación, no podemos dejarnos llevar por su rostro dulce.

2. Controlar su alimentación desde pequeño

Controlar y ser estrictos con su alimentación desde pequeños nos ayudará a que este proceso de controlar su gula sea mucho más sencillo. Además, también nos ahorrará llevarnos sustos por lo que puedan comer por la calle.

3 Buscar distracciones: juguetes

Una opción muy adecuada es que tu perro se mantenga entretenido durante la cena de Navidad. Con juguetes de ingenio (que le hagan mantenerse entretenido), mordisqueando o acurrucado con sus peluches favoritos, lo mejor es que haya otras cuestiones que desvíen su atención de la comida.

Controlar su alimentación desde pequeños es esencial. Controlar su alimentación desde pequeños es esencial.

4. Comodidades: Caseta, manta…

Adecúa su rincón para dormir para que le resulte aún más apetecible que normalmente. Esta es una opción muy útil si no celebras las navidades en casa. Busca una caseta cómoda, mantitas y crea un entorno acogedor que haga que dormir y estar relajado sea su prioridad después de su cena.

5. Reeducar a tu perro

Aunque nuestro perro sea adulto no debemos tirar la toalla respecto a su educación, ya que aunque sea más difícil que educarlos desde jovencitos, también podemos inculcarles valores positivos cuando sean más mayores.

Debemos tener paciencia pero ser rotundos y premiarles con caricias cuando hagan bien lo que les hemos dicho. Las distracciones y la búsqueda de otras prioridades son esenciales para la reeducación de un perro, y también crear límites respecto a nuestra comida y la suya.

Busca un sitio acogedor para que duerma.Crearles un rincón acogedor es una opción adecuada para que estén distraídos.

Tags relacionados perros mascotas navidad

Además