Gatos

Curar la conjuntivitis en gatos

Curar la conjuntivitis en gatos

La conjuntivitis es una enfermedad muy recurrente en gatos, por eso os traemos estos consejos sobre cómo curarla.

Los gatos son animales con más tendencia a la conjuntivitis que otros, por lo que es posible que si convives con un felino ya hayas pasado por esta enfermedad alguna que otra vez. La conjuntivitis es la inflamación de la mucosa del ojo y del interior de los párpados y puede darse por diversos motivos, por lo que la primera recomendación será siempre acudir al veterinario.

Síntomas

Los síntomas de la conjuntivitis felina son claros y fáciles de ver una vez la enfermedad ya se ha manifestado, pero muchas veces podemos ponerle remedio antes de que cause un mayor malestar a nuestro gato si la pillamos a tiempo.

El enrojecimiento de los ojos de nuestra mascota o la presencia de legañas en animales tan limpios como los gatos pueden indicarnos un principio de conjuntivitis en nuestro peludo.

Si el animal lagrimea, tiene un exceso de secreciones mucosas en los ojos, se muestra apático o no come con el apetito habitual, acude rápidamente al veterinario para poder tratarlo, ya que puede tratarse de una enfermedad mucho más grave que la conjuntivitis.

Tratamiento

Si quieres un tratamiento natural para mitigar los síntomas, puedes optar por las compresas de manzanilla. Empapa gasas en manzanilla y colócalas en los ojos del gato una vez se hayan enfriado para calmar el picor y el escozor. Puedes alternarlas calientes y frías para ayudar a reducir la inflamación.

Es muy importante que mantengas limpios sus ojos. Utiliza distintas gasas si tiene ambos ojos infectados y límpialos con abundante suero varias veces al día. También es recomendable que recortes el pelo de tu mascota en la zona infectada.

Estar correctamente alimentado también ayudará al gato a superar este virus.

Recomendaciones

Si el gato muestra más síntomas además de la conjuntivitis como falta de apetito, falta de higiene, fiebre, apatía… es necesario que acudas rápidamente al veterinario para que pueda tratarlo, ya que es muy probable que se trate de una enfermedad más grave.

Mantén al día el calendario de vacunas de tu felino, puede evitarle volver a pasar por este molesto trance.

Además