Alimentación

Alimentación para prevenir problemas renales en gatos

Alimentación para prevenir problemas renales en gatos

Autor:

Os hablamos sobre la alimentación para prevenir problemas renales en gatos.

El punto flaco de los gatos es el riñón y es muy importante prevenir posibles problemas renales con una alimentación especialmente formulada para gatos adultos que proteja al riñón y cuyo primer ingrediente sea una carne o un pescado fresco. Las carnes/pescados frescos tienen un mayor valor biológico ya que están menos procesadas que las harinas de carne. Esto hace que el alimento sea más saludable.

Desde Purina nos dan unos consejos de alimentación para problemas renales en gatos.

Alimentación especial para prevenir problemas renales en gatos

Se ha demostrado que una alimentación adaptada puede reducir los síntomas de deficiencia renal y reducir el ritmo de avance de la enfermedad. Las dietas adaptadas son la piedra angular para la gestión de la deficiencia renal crónica en gatos. Es posible que el veterinario recomiende una alimentación especial para tu gato, de las que a veces se denominan "dietas clínicas" o "alimentación de receta veterinaria".

¿Cómo modificar la dieta del gato? Debe modificarse de forma muy gradual para evitar problemas de digestión y para que tu gato se acostumbre a la nueva alimentación. Si el gato no parece interesado en la nueva comida, no dejes de dársela. A menos que tu veterinario diga lo contrario, deberías mezclar la nueva alimentación especial con la anterior comida, siempre de forma gradual. Conviene ir aumentando la cantidad de la nueva alimentación en pequeñas cantidades cada día, reduciendo el volumen de la comida original. Esta transición puede llevar de 2 a 6 semanas. Aunque sea un proceso algo tedioso, la nueva alimentación es muy importante para la salud de tu gato.

Consejos para tratar los problemas de riñón en gatos
  • Evita darle premios o utiliza pienso de la alimentación especial.
  • Ofrécele pequeñas cantidades de comida de forma frecuente en lugar de servirle mayores cantidades una o dos veces al día.
  • Si utilizas comida húmeda, puedes ponerla en el microondas para que libere todo su aroma y tenga una textura más suave, aunque nunca debes servirle a tu gato la comida caliente, solo tibia.
  • Si utilizas comida seca, puedes humedecerla un poco con agua templada si tu gato está acostumbrado a comida enlatada.