Hogarmania.com
Hogarmania.com

Consejos

La muerte de una mascota puede ser tan dura como la de un familiar


Quienes comparten su vida con una mascota saben que su muerte puede llegar a ser tan dura como para compararla con el fallecimiento de un familiar según un estudio. Esta es la razón por la que duele tanto la muerte de una mascota, es parte de nuestra familia. Superar el duelo no es fácil y debemos pedir ayuda si no podemos avanzar solos.

¿Puede ser la muerte de un animal de compañía tan traumática como la de un familiar? Según un estudio realizado por Harris Interactive, el 90% de las personas que comparten su vida con una mascota considera que sí.

La relación entre humanos y animales es más satisfactoria, en muchos casos, que entre personas, por eso, a pesar de que hasta hace poco se consideraba a los animales como objetos según la constitución, la pérdida de una mascota afectar tanto como la de cualquier otro ser querido.

Perro en el monte

El amor por un perro es comparable al que una madre siente por su bebé

Muchos expertos han comprobado que tanto los perros como sus dueños segregan oxitocina al verse, con lo que puede el proceso puede ser comparado con el amor que una madre siente por su bebé.

Debido a este amor incondicional que se siente por las mascotas, su pérdida puede suponer un mazazo emocional, agravado aún más porque no está socialmente aceptado sentir tanto dolor por la pérdida de una mascota. Esto resulta doloroso porque nos sentimos incomprendidos. Pero no debemos dejar que nadie nos diga cómo sentirnos. permitirse sentir la tristeza sin miedo a ser juzgado es parte del duelo.

Es importante que lo hables con la gente cercana a ti y que entiendas que tu dolor es legítimo.

Prepararse para la muerte de una mascota es casi imposible, podemos mentalizarnos si es algo que se ve venir, pero el sentimiento y el shock real llegan en el momento de la pérdida.

Perro tumbado ene l suelo

Esta muerte puede suponer, además, un cambio de rutinas absoluto, ya que, al no tener más al animal a cargo, el dueño notará la ausencia del ser al que ha cuidado y protegido durante toda su vida. Esto pone a la persona que ha perdido a su mascota en una situación de confusión y desconcierto.

Por otro lado, las circunstancias del fallecimiento de la mascota pueden ser realmente difíciles, tanto si se trata de una muerte repentina como si hay que recurrir a la eutanasia para ayudar a marchar al animal.

En muchos casos la muerte resulta tan dura que no se vuelve a tener otra mascota

El proceso del duelo puede equivalerse a la pérdida de un hijo, ya que además de dejar de tener un amor y apoyo incondicional por parte del animal, perdemos a alguien que dependía por entero de nuestros cuidados.

perro mayor

Por estas razones, muchas personas deciden no tener más mascotas después de pasar el duelo, ya que no se ven capaces de afrontar de nuevo esta situación.