Hogarmania.com
Hogarmania.com

Educación

¿Cómo dar cariño a tu perro? Con Borja Capponi


Es muy común ver a perros con problemas de conducta por culpa de ofrecerles un cariño exagerado. Los perros son el reflejo de nuestro comportamiento. Evidentemente debemos dar cariño a nuestros perros, lo que no podemos hacer es darles un cariño excesivo y sin control.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Los perros entienden el cariño como una muestra de confianza entre los miembros de la manada. No podemos darles cariño constante de manera desproporcionada. Si hacemos esto, solo conseguiremos que el animal nos identifique como la fuente de su beneficio constante. El problema principal es que si le damos demasiado cariño, después nos lo va a exigir. Y, ¿qué pasa si no te apetece dárselo? Aquí empiezan a surgir los problemas de conducta.

Las acciones del humano influyen directamente en la mente del perro. Si tu perro comprueba que ladrando o mirándonos le hacemos caso inmediato, ya sabe cómo manipularnos. Algunos perros incluso prueban quién es el líder de la manada mordiendo.

¿Cómo dar cariño a un perro?

Lo primero es que el perro sienta que tú eres el referente protector. Los perros saben que los queremos cuando les transmitimos el cariño de manera adecuada. Tenemos que hacerlo de manera compensatoria en momentos adecuados, no a todas horas y a lo loco. De esta manera, tu peludo asocia que nosotros estamos amistosos y tranquilos cuando cada uno está en su sitio dentro de la manada.

Para darles cariño debemos hacerlo de la siguiente manera:

  • Con tranquilidad, controlando los neurotransmisores y no excitándonos demasiado para evitar una sobreexcitación en el perro.
  • En silencio, porque los ruidos muy agudos que solemos hacer les estresan.
  • Sin aspavientos.
  • Sin tocarles la parte superior de la cabeza, porque aunque sea una práctica muy común, a ellos no les gusta.

No es sano mostrarnos ansiosos a la hora de dar cariño a un perro, lo correcto es hacerle sentir que le proteges siendo sereno. Tenemos que entender su mente de verdad para poder proporcionarles la tranquilidad y armonía que tendría si viviese en estado salvaje.

El cerebro primitivo de los perros se basa en la compensación, si no encuentran armonía, tranquilidad y equilibrio orgánico en el ser humano, empiezan a tener problemas de conducta. Los perros necesitan cariño, pero hay que saber cómo proporcionárselo y también necesitamos hacerles saber dónde están los límites de sus actos.

Los perros viven en manada, y existe una jerarquía para ellos que deben conocer. Ellos necesitan saber cuál es su lugar jerárquico en la manada, por eso, tenemos que saber cómo se estabiliza la mente primitiva, que, dependiendo del genotipo de carácter se manifestará de una manera o de otra. Cuando le damos cariño a un perro sin control se nos disparan los neurotransmisores y el animal lo siente, pero lo interpreta con su mente primitiva. Para que un perro sea feliz hay que darles un poco de disciplina y todo el cariño del mundo.

Tags relacionados perros