Hogarmania.com
Hogarmania.com

Educación

Educación canina en positivo: 7 pautas para enseñarle a tu cachorro ¡sin castigos!


¿Ha llegado un nuevo miembro a la familia? Si se trata de un cachorrito, es importante que tengas en cuenta su educación desde pequeño. No sólo son adorables y cariñosos, sino que también muerden, se orinan y rompen cosas.

En este artículo te facilitamos varios consejos para que eduques a tu perro en positivo. ¡Enséñale el buen comportamiento desde cachorro!

La llegada de un cachorro supone cambios importantes en nuestros hábitos. Desde estar pendiente en sus horas de comida hasta estar alerta de los momentos en los que hace sus necesidades. Pero sobre todo, debemos tener en cuenta su educación en cada momento. Para todo ello, necesitamos estar preparados y mentalizados. No todos los días tenemos un acontecimiento de estas características.

Por un lado, es importante adquirir la información adecuada para poder darle calidad de vida y satisfacer todas las necesidades que va a tener el pequeño. Ellos se orinan, defecan, muerden, rompen cosas y no entienden que es lo correcto. Además, no pueden estar solos durante largos periodos de tiempo y necesitarán que les enseñes a salir a la calle a hacer sus necesidades.

Cachorro mordiendo una zapatilla

Desde Hogarmania, te aconsejamos que antes de adoptar un cachorro o cualquier otra mascota, conozcas todas las consecuencias que suponen y todas las responsabilidades que conllevan. En caso de no estar completamente seguro, ¡no lo adoptes! De esta forma, evitaremos que aumenten el número de abandonos y maltratos.

A continuación te detallamos las 7 pautas básicas que debemos tener en cuenta cuando llega un cachorro a nuestra casa por primera vez. Nos las ha facilitado el educador canino Raúl Palomares. ¡Toma nota!

1.- Prepara su zona

Hay que preparar una zona especial de la casa "a prueba de cachorros" en la que no haya ningún objeto a su alcance que queramos evitar que muerda (como por ejemplo, los muebles). Lo dejaremos en este sitio los ratitos que no esté vigilado y así, podrá morder cosas que sí queremos que muerda.

Iremos introduciendo en su espacio juguetes y objetos para que vaya experimentando, aprendiendo y estimulándose poco a poco. Puedes optar por empezar con un pack de juguetes que combinan 3 peluches blandos y 4 cuerdas. ¡Pero no se los des todos de golpe! Deja que disfrute de uno en uno y así se alegrará cada vez que obtenga uno nuevo.

Pack de juguetes para cachorros (Amazon)
Pack de juguetes para cachorros (3 peluches blandos y 4 cuerdas)

2.- Dale tiempo

Debemos dejarle mucho tiempo hasta que se habitúe a su nuevo hogar. Los cachorros reciben mucha información mediante estímulos y tenemos que tener en cuenta que todo es nuevo para ellos. Hay que ir despacio para que el torrente de información no les inunde y acaben realmente cansados.

Por tanto, tenemos que dejar que vayan poco a poco ordenando la información y convirtiéndose siempre en experiencias positivas, dándoles tiempo para procesar lo que ocurre.

3.- Familiarízalo

Es importante que tenga contacto con otras personas para que no les coja miedo. Llama a varios amigos y familiares para que estén un rato con el cachorro. Pero recuerda, siempre de manera calmada y controlada para que se familiarice con todo tipo de gente.

Cachorro sentado sobre las piernas de un chico

4.- Deja que socialice

Para que en un futuro no tenga conflictos con otros perros, es importante dejar que se presente con todos los perros que quiera y sin interferir en sus relaciones sociales.

Una vez que se han presentado debidamente puedes llamar a tu cachorro de una manera agradable. ¡El vendrá contento y sin parar de mover su colita!

5.- Realiza paseos tranquilos

¡Nunca vayas con prisa! En caso de tenerla, es mejor que no lo saques en ese momento. Debes tener tiempo para pasearle tranquilamente y sin tensión en la correa. De esta forma, dejaremos que explore e inspeccione todo lo que quiera.

Lo recomendable es empezar con paseos muy cortitos. Por ejemplo, 10 minutos serán suficientes. Además, debes elegirle un buen collar o arnés para que se vaya adaptando y no se sienta incómodo con ello.

Cachorro de paseo

6.- Enséñale a estar solo en casa

Los perros son animales muy sociables a los que les encanta estar en compañía. No obstante, debemos enseñarles a estar solos en casa desde pequeños. ¿Cómo? Poco a poco. Le tenemos que dejar a solas durante varios ratos desde el primer día para que se adapte tranquilamente.

Conviene que no note una gran diferencia entre nuestra presencia (mimos, juegos, atención constante) y nuestra ausencia (silencio, falta de juego y atención). Hay que entender que los primeros días serán los más difíciles y estresantes para el cachorro ya que le hemos separado de su madre y sus hermanos, y es por tanto, una experiencia fuerte para él.

Por eso tenemos que tener especial cuidado de que todo vaya sobre ruedas ya que desde aquí comenzaremos a forjar nuestro vínculo. Es probable que durante esos primeros días el cachorro gimotee y llore, sobre todo, cuando le dejamos solo. Es la forma en la que se han comunicado hasta entonces con su madre y hermanos.

Además, al no tolerar bien la soledad, es posible que en muchas ocasiones nos rompan nuestras cosas. Para ello, debemos tener en cuenta varios consejos para evitar que nos destrocen la casa cuando se quedan solos.

Cachorro junto al desorden que ha causado

7.- Acostúmbrale al coche

Al igual que nos sucede a nosotros, los perros también se pueden marear al viajar en coche. Por esa razón, es conveniente acostumbrarles a subir al vehículo desde pequeños.

Podemos habituarle poco a poco con paseos cortos e ir alargándolos hasta realizar viajes más largos. El truco está en adaptarle de forma progresiva y demostrarle que ir en coche es algo agradable.

Perro sentado en el asiento del coche

¿Todos los cachorros se educan igual?

En general sí. No importa si es un perro de raza o un mestizo. Siempre es un adorable cachorro que llega al mundo y dependiendo en gran medida de la educación que le demos se convertirá en un determinado adulto. Si utilizamos el castigo o la violencia para enseñar le crearemos estrés, miedo e inseguridades desde cachorro que luego quedarán reflejadas cuando sea adulto.

Para cachorros que han sido separados de la madre muy pronto o que han estado mucho tiempo de su importante período neonatal en el escaparate de una tienda de mascotas o en un refugio de animales, hay que cuidarles especialmente ya que pueden tener diversos trastornos como fobias o ansiedad por separación.

Para ellos los primero de todo es crear un entorno seguro y libre de miedos para que se sienta seguro. Debemos ir creando rutinas, forjando un vínculo y recuperándolo gradualmente tanto física como emocionalmente. Es importante que vaya conociendo su nuevo entorno a su aire, sin forzarle, dejando que sea él el que nos busque y pida las caricias, sin agobiarle ni presionarle.

Además, también es necesario que tenga mucha compañía para que no se sienta solo los primeros días. Y por otro lado, realizar tiempos cortos de paseo, dejarle muchas horas de descanso y garantizar que coma bien.

Los cachorros sordos, ciegos o con algún problema físico o psicológico necesitarán unas pautas diferentes.

Cachorro juguetón

La educación canina en positivo

Este tipo de educación garantizará que nuestro cachorro aprenda sin traumas ni miedos a causa de los castigos. Está basada en tres conceptos fundamentales:

  • Respeto. Es un cachorro y debemos tratarle como tal. No debemos pedirle comportamientos propios de un perro adulto.
  • Entendimiento. Debemos entender que es un perro y tiene sus necesidades (saludar a sus congéneres o conocer el mundo con su propia nariz). Por ejemplo, no tenemos que llamarlo cuando está haciendo una de éstas cosas.
  • Comunicación. Los perros no solo se comunican con otros perros, sino también con los humanos. Están continuamente intentándolo mediante gestos muy sutiles que se llaman "señales de calma" y que nosotros debemos conocer y atender para no generarles frustración. De esta forma crearemos un verdadero vínculo. Además, para conseguir que nos hagan caso, tenemos que escucharles, crear un vínculo con él y forjar una gran relación.

Cómo educar un cachorro para que no muerda

En primer lugar, debemos tener en cuenta que todos los cachorros muerden de pequeños. Es más, su madre le suele enseñar a controlar la mordida con gestos claros. Por ejemplo, si le muerde muy fuerte las mamas, se levanta y le deja sin comer, y por otro lado, si muerde a los hermanos bruscamente, estos también se alejan y no se acercan a él. Estas acciones hacen que el cachorro se de cuenta de que está haciendo algo mal.

Por tanto, nosotros podemos emplear la misma técnica para enseñarle. Cada vez que nos muerda más fuerte de lo normal, nos alejamos y le damos el juguete especial que hemos elegido para que juegue con él. ¡No te preocupes porque instintivamente sabrá lo que significa!

Perro adulto abrazado a su dueña

Esperamos que estos consejos te hayan servido de ayuda. Y aunque los cachorros son una monada, adoptar un perro adulto también tiene muchas cosas positivas y beneficiosas. ¡Todos son capaces de robarnos el corazón!