Hogarmania.com
Hogarmania.com

Educación

Cómo enseñarle a tu perro dónde hacer sus necesidades, ¡trucos y consejos!


¿Quieres que tu amigo de cuatro patas aprenda a ir al baño de la calle? ¡Sigue estos consejos y en pocos días lo conseguirá!

Normalmente todos los cachorros suelen hacer sus necesidades en el primer sitio que pillan. Por ello, es importante educarles y enseñarles correctamente para que lo hagan en la calle y no en casa.

Pero, ¿cómo? A continuación te explicamos varios consejos interesantes para conseguir que habitúe el baño en el parque o cualquier otro sitio al que vaya a pasear.

Perro olfateando por el parque

Inicio en el aprendizaje

En primer lugar, debemos tener en cuenta que los cachorros que estén en proceso de vacunación no podrán salir de casa. Por tanto, en este periodo hay que facilitarle un sitio fijo en el que haga sus necesidades:

  • Prepara una zona en casa con periódicos o cualquier tipo de empapador. Ésta deberá estar alejada de los sitios transitados, tales como el pasillo o la entrada.
  • Acostúmbrale a hacer sus necesidades en el sitio asignado. Llévale a esa zona cada vez que lo necesite. ¿Y cómo lo podemos saber? Fíjate en sus movimientos clave, es decir, si se pone a olfatear la zona, si se pone nervioso o si empieza a girar en círculos. Los momentos más destacados suelen ser después de comer, después de beber, después de dormir o al acabar de jugar.
  • Practica pequeños paseos en casa con el arnés puesto. Si se acostumbra a ello, nos facilitará la tarea a la hora de salir a la calle ya que no se sentirá incómodo.

Cachorro sobre un empapador

Salida a la calle

Una vez que tu amigo peludo acabe con el proceso de vacunación, será la hora de empezar con el baño de la calle. Ten en cuenta varios trucos para que la salida sea perfecta y consiga aprender a hacer sus necesidades fuera de casa:

  • Realizar muchos paseos cortos. El cachorro hará sus necesidades en momentos determinados, al despertarse, después de comer y de beber. Procura sacarlo a pasear después de cada uno de estos momentos, y ten paciencia porque aunque al principio se muestre reacio, acabará cediendo. Trata de salir a la calle 5 o 6 veces cada 3 o 4 horas para que empiece a acostumbrarse y se familiarice con ella. Intenta adaptarte a los momentos que suele tener las necesidades para que sea más fácil de enseñar.
  • Permítele olfatear todos los objetos de la calle para que los conozca y no tenga miedo.
  • No le interrumpas cuando haga sus necesidades. De lo contrario, podría pensar que no queremos que lo haga en la calle y ¡no nos interesa!
  • Prémiale. Cuando se pare para hacer sus necesidades, espera a que acabe y prémiale con una golosina o premio favorito. De esta forma sabrá que ha hecho algo bien y lo volverá a repetir. Si le felicitas después de cada éxito, volverá a hacerlo hasta que se acostumbre a ello.
  • Continúa el paseo tras haber hecho sus necesidades. Cuando termine su tiempo en el baño, no lo lleves a casa directamente porque podría pensar que la vuelta a casa se produce cuando hace sus necesidades. Por tanto, es importante que no relacione el paseo con el baño. ¡Disfruta cinco minutos más del paseo con él!

Eso sí, nunca te olvides de recoger sus heces de la calle con una bolsita especial y utiliza una botella con agua y jabón para mojar el suelo y evitar que huela y quede pegado.

Perro adulto orinando en la calle

Consejos para el mantenimiento del aprendizaje

Debemos tener en cuenta que no todos los perros están preparados para aprender a ser limpios a la misma edad. Algunos necesitan 5 semanas mientras que otros necesitan 4 meses o más.

Desde el principio debemos asociar una palabra al acto, siempre la misma, y salir con él muchas veces al día. La constancia y la paciencia son fundamentales.

Si a pesar de todo el cachorro hace sus necesidades en casa, límpialo rápidamente para evitar que quede el olor y pueda volver a tender a usar el mismo sitio como baño. Pero ¡eso sí! Nunca refriegues el hocico del cachorro en los excrementos ya que podría producir un efecto contraproducente.

Perro corriendo hacia el parque

Mientras aprende, puedes recurrir al viejo truco del periódico. Apila varias hojas de periódico cerca de su sitio, para que haga allí sus necesidades, y poco a poco vaya desplazándolas hacia la puerta de salida. De esta forma podrá asociar dónde debe hacerlo realmente.

Otra forma de conseguir que nuestra mascota aprenda a aguantar las ganas de evacuar durante las horas en las que se encuentra sólo es reducir el espacio donde se encuentra. Si le proporcionamos un lugar cómodo pero relativamente reducido donde pasar el rato mientras nosotros estamos fuera, conseguiremos que el perro aguante instintivamente, ya que por naturaleza el animal no querrá ensuciar el lugar donde descansa.

Y acuérdate que lo más importante es educar siempre a nuestro cachorro en positivo.

Perro contento jugando en la calle