Hogarmania.com
Hogarmania.com

Salud

Moquillo en perros: síntomas y tratamiento


El moquillo es una enfermedad de carácter grave que puede afectar a todo tipo de cánidos. Esta patología afecta al aparato digestivo y al aparato respiratorio de los perros. En casos avanzados, también puede afectar al sistema nervioso. Te contamos al detalle los síntomas, cómo tratarlo y algunos remedios naturales.

El moquillo canino es una de las patologías virales más comunes y peligrosas para los perros. Está causado por un virus similar al sarampión humano. Es especialmente común en perros domésticos y en cachorros, perros adultos inmunodeprimidos y perros adultos sin vacunar.

Es una enfermedad extremadamente contagiosa, conocida también como enfermedad de Carré. En principio, siguiendo el calendario de vacunas, es poco probable que tu perro contraiga esta enfermedad.

Los perros inmunodeprimidos, aquellos que no pueden realizar una respuesta inmunitaria adecuada debido a una enfermedad secundaria, por ejemplo, son más vulnerables a contagiarse aún estando vacunados.

Síntomas del moquillo en perros

Resulta muy importante estar atentos a los primeros síntomas, que surgen en los primeros días tras el contagio, porque pueden pasar desapercibidos. Lo primero que notaremos es una fiebre y una pérdida del apetito considerable. Después viene un periodo en el que se le pasará la fiebre y parecerá que esta sano, pero no es así.

En la segunda fase de fiebre del moquillo en perros, el animal tendrá también una secreción nasal con pus. También podremos observar una secreción ocular y unos niveles muy bajos de energía.

A partir de aquí, los síntomas serán más claros y más graves. Vómitos, diarreas, problemas respiratorios y tos. Pueden producirse lesiones cutáneas como la dermatitis pustulosa. Más adelante aparecerán los signos neurológicos, que incluyen contracciones musculares involuntarias, salivación, movimientos de la mandíbula, inclinación de la cabeza o parálisis.

moquillo en perros

Tipos de moquillo en perros

  • Moquillo agudo: En estos casos se produce una incubación de una semana más o menos. Después comienzan a surgir síntomas como la fiebre, la conjuntivitis y la falta de apetito. También pueden experimentar síntomas gastrointestinales.
  • Moquillo subagudo: Aparecen los síntomas neurológicos mencionados anteriormente, de todas formas, pueden tardar semanas o meses en aparecer.
  • Moquillo crónico: Es poco frecuente y se produce poco a poco. El perro empieza con debilidad en los miembros posteriores, parálisis y temblores de cabeza.

Cómo se contagia el moquillo en perros

El contagio del moquillo se produce mediante aerosoles en el ambiente con los que puede entrar en contacto un perro sano. Un animal enfermo puede infectar una zona, incluso siendo exterior. Además, un amigo perruno que ya ha superado la enfermedad puede contagiar hasta 4 meses después.

El grupo de mayor riesgo es el de los cachorros, especialmente los de 4 meses. Debemos tomar todas las precauciones posibles, pues el moquillo en los perros también puede transmitirse a través de los fluidos de los animales infectados, incluyendo los restos en el agua y el alimento que hayan consumido.

Tratamiento del moquillo en perros

Una vez el perro tiene el virus, no existe un tratamiento específico. Ante la aparición de uno o más síntomas acudiremos al veterinario, quien confirmará o descartará el diagnóstico del moquillo en los perros. Puede prescribir el uso de antibióticos, soluciones electrolíticas y nutrición específica. Cuanto antes se detecte y se ponga en marcha el tratamiento, mejor.

Cuando el perro presenta signos neurológicos graves y progresivos, debemos saber que el pronóstico puede ser desfavorable.

Remedios caseros para el moquillo en perros

Cabe destacar que no hay remedios caseros que curen al 100% el moquillo. Pero podemos hacer algunas cosas para ayudarles. Empezando por la fiebre, es importante animarles a beber agua ya que son propensos a la deshidratación. Para regular su temperatura podemos frotar un paño húmedo en su barriga.

En caso de que tu perro haya perdido el apetito lo mejor que puedes hacer es ofrecerle alimento húmedo gastrointestinal, por ser más fácil de digerir.

moquillo en perros

Cómo prevenir el moquillo en perros

No existen unos pasos a seguir para prevenir el moquillo en perros. Lo más efectivo será seguir el calendario de vacunas. Lo correcto es que tu veterinario te asesore en cuanto a las dosis y las fechas de estas. Sin embargo, lo más habitual es que los cachorros se vacunen entre las 6 y las 12 semanas en tres dosis para generar inmunidad. Más adelante se repetirá la vacuna en dosis más separadas.

Aún así, los episodios de estrés, enfermedad o inmunodepresión pueden favorecer el contagio, así como la prevalencia local de la enfermedad. Por este motivo, se pone la vacuna cada año, porque reduce considerablemente las posibilidades de contraerlo, pero no es 100% efectiva.

Este artículo es meramente informativo, desde Hogarmania siempre recomendamos que para cualquier tema de salud que surja en tu peludo consultes con tu veterinario de confianza.

Tags relacionados salud perros perros