Dieta sana

El desayuno perfecto para perder peso

El desayuno perfecto para perder peso

Autor: Hogarmania

¿Sabías que desayunar es fundamental si quieres adelgazar? Te explicamos porqué es tan importante y te damos las claves para un desayuno completo y saludable. ¡Toma nota!

El desayuno es la comida más importante del día. Nos proporciona la energía necesaria para empezar la jornada con fuerza. Pero, ¿sabías que también influye directamente en nuestro estado de forma física, salud y peso?

A continuación, te damos las claves para preparar el desayuno perfecto que, además, te ayude a perder peso sin renunciar a una buena dosis de energía por la mañana.

¿Por qué es tan importante desayunar?

El desayuno es la primera comida del día después de toda la noche sin comer nada. Mientras dormimos, disminuyen los niveles de azúcar. Por ello, el desayuno es fundamental para recuperar esos niveles y conseguir energía para afrontar el día con fuerza.

Sin embargo, muchas personas afirman no desayunar nunca. Los expertos aseguran que esto es un grave error. Sobre todo, si el objetivo es perder peso o seguir una alimentación saludable. Esto se debe, principalmente, a dos motivos:

  • Desayunar reduce el hambre. Muchos piensan que, si no desayunan, adelgazarán más rápido. Sin embargo, no desayunar hace que tengamos más hambre a lo largo de la mañana y terminemos comiendo alimentos poco saludables como galletas, patatas fritas… Algo que puede evitarse con un desayuno completo y saludable.
  • La ingesta de alimentos acelera el metabolismo. No desayunar hace que el organismo reserva energía como forma de preparación para una situación de inanición. Esto favorece el aumento de peso. Si, por el contrario, desayunamos, nuestro cuerpo no tendrá que guardar reservas y, además, aceleraremos el metabolismo de forma natural al hacerle trabajar.

El desayuno nos aporta energía y acelera el metabolismo.

¿Cómo debe ser un desayuno saludable?

Para que un desayuno sea saludable, debe cumplir los siguientes requisitos:

1. El desayuno debe tener, como mínimo, un alimento del grupo de los cereales, otro de lácteos y una pieza de fruta:

  • Cereales. Preferiblemente, integrales. Estos proporcionan hidratos de carbono de absorción lenta o complejos que desprenden energía poco a poco, nos mantienen saciados por más tiempo y estabilizan los niveles de azúcar en sangre. Aquí tienes algunos cereales integrales que puedes introducir en tu desayuno: pan integral, avena, granola, semillas, muesli…
  • Lácteos. Puedes tomar leche desnatada o vegetal (soja, almendras…); o, si lo prefieres, yogur desnatado 0%. El yogur es perfecto para preparar deliciosos bowls con fruta y cereales; un claro ejemplo de desayuno completo y saludable.
  • Fruta. Fresca o en forma de zumo, smothie o batido. Una opción perfecta para aquellos que no tienen tiempo de desayunar. Mezclado con lácteos y avena, por ejemplo, nos proporcionará todos los nutrientes necesarios.

2. También puedes añadir grasas saludables (frutos secos o un chorrito de aceite de oliva en la tostada), huevo (cocido o escalfado) o verduras como el tomate.

3. La primera comida del día debe suponer el 20-25% de las calorías diarias. Es decir, la cuarta parte de los alimentos que tomamos durante el día.

4. Dedica 15 minutos al desayuno y conviértelo en un hábito agradable y saludable. Puede ser un momento de paz y tranquilidad o, un rato para estar en familia. ¡Tú decides!

5. Varía tus desayunos. De esta forma, tendrás ganas de levantarte para tomar ese smothie o bowl de fruta y avena que tanto te gusta. También puedes alternar dulce y salado.

6. Entre el desayuno y la comida deben transcurrir, aproximadamente, 5 horas. Pero, a las 2 horas y media o 3 de haber desayunado es recomendable tomar un aperitivo saludable: una pieza de fruta, un yogur con un puñado de frutos secos, una tosta de pan integral con pavo…

El desayuno perfecto para perder peso