Dieta sana

Dieta de mantenimiento, o cómo evitar el efecto rebote

Dieta de mantenimiento, o cómo evitar el efecto rebote

Ponerse a dieta y no recuperar el peso que se ha perdido es uno de los principales retos de las personas que se proponen librarse de los kilos de más.

Cómo hacer las croquetas perfectas (trucos y recetas)

Seguir una "dieta milagro" no solo no tiene beneficios para la salud, si no que tampoco te ayuda a conseguir el objetivo de adelgazar de forma rápida y sin esfuerzo. Seguir una dieta sin tener en cuenta las indicaciones de un profesional provoca que, una vez que dejas de seguir la dieta, en pocas semanas, e incluso días, tu cuerpo recuperará los kilos que ha perdido.

El efecto rebote, también conocido como efecto yo-yo, es uno de los principales dolores de cabeza de las personas que buscan perder peso. Una de las causas por las que se da este fenómeno, es que el organismo trata de compensar el periodo de restricción que ha sufrido.

Para evitar que esto suceda, los profesionales recomiendan seguir, siempre bajo las indicaciones de un profesional, una dieta de mantenimiento para conservar nuestro peso.

Antes de empezar una dieta de mantenimiento es importante que hayas aprendido a seguir una alimentación variada, equilibrada y, lo más importante de todo, saludable.

Para dar comienzo a una dieta de mantenimiento debes de tener en cuenta que, durante este periodo de tiempo, recurrirás al mismo tipo de alimentos que has estado ingiriendo durante la dieta, aumentando algo las raciones para que, así, consigamos mantener el peso estable y no se pierda más peso del que queremos.

Antes de dar comienzo a una dieta de mantenimiento, es interesante tener en cuenta que mantener el peso no significa que no vaya a hacer variaciones en nuestro peso. Los habitual es que el peso fluctúe de 1 a 2 kilos, en función de las circunstancias y factores hormonales, entre otros.

Consejos

  • Sigue un estilo de vida saludable. Además de cuidar la alimentación es importante hacer ejercicio y seguir uno hábitos para seguir un estilo de vida saludable.
  • Compensar los excesos. Si un día nos hemos pasado con nuestra dieta es importante compensar esos excesos con comidas más ligeras al día siguiente.
  • Bebe 2 litros de agua diarios.
  • Dormir entre 7 y 8 horas.

  • Seguir una dieta de mantenimiento supervisada bajo un profesional especialista. La dieta de mantenimiento debe basarse en una dieta normocalórica, esto es, una dieta en la que hay un equilibrio entre las calorías que se ingieren y se queman para mantener el peso durante el mayor periodo de tiempo posible y evitar el efecto rebote.
  • No pasar hambre. Tanto en una dieta de adelgazamiento como de mantenimiento es importante no pasar hambre. Pues de lo contrario, el hará que aparezca el factor de la ansiedad y, así, ingerir los alimentos con mayor ansia y subir de peso.

Unas recomendaciones que, junto a las indicaciones de un profesional especialista, te ayudarán a evitar el efecto rebote después de haber perdido peso con una dieta.

Además