Hogarmania.com
Hogarmania.com

Dieta sana

Agua con gas: pros y contras de consumir esta bebida


El agua con gas es, tal y como señala la OCU, una alternativa sana y refrescante para combatir la sed. Es el resultado de la combinación de agua con anhídrido carbónico, un gas incoloro e inoloro que le da al agua la apariencia burbujeante.

Vemos cuáles son los beneficios de beber agua con gas, en qué casos no se debería tomar agua con gas y cuál es, según la OCU, la mejor agua con gas del mercado. ¡Toma nota!

¿Cuántas veces has escuchado decir que la hidratación es fundamental para el organismo y que tenemos que beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día? Y es que el agua es clave para el buen desarrollo del organismo. Pero, ¿qué pasa con el agua con gas?

Y es que el agua con gas es, tal y como indica la OCU, una alternativa sana y refrescante para combatir la sed. Pero, ¿en qué consiste el agua con gas? Vemos cuáles son los beneficios de beber agua con gas, en qué casos no se debería tomar agua con gas y cuál es, según la Organización de Consumidores y Usuarios, la mejor agua con gas del mercado. ¿Te lo vas a perder?

¿Qué es el agua con gas?

Primer plano de un vaso de agua con gas.El agua con gas es agua con anhídrido carbónico, un gas incoloro e inoloro que le da al agua la apariencia burbujeante. Una alternativa sana y refrescante para combatir la sed que, según la Organización de Consumidores y Usuarios, estimula el apetito y favorece la digestión, entre otros beneficios.

En función del contenido del mineral que predomine, el agua es de un tipo u otro. Según la OCU los tipos de agua son los siguientes: bicarbonatadas, cálcicas, sulfatadas, sódicas, magnésicas y cloruradas. Todas ellas se caracterizan por ser agua con ácido carbónico disuelto, el gas incoloro e inoloro que le da al agua la apariencia burbujeante. Pero, ¿cuáles son los beneficios de beber agua con gas?

Beneficios de beber agua con gas

Proporciona la sensación de saciedad

Imagen de varios vasos con agua con gas y limón.Cuando bebemos agua con gas, el pH ácido del estómago convierte el anhidrido carbónico en dióxido de carbono. ¿Qué significa esto? Que se genere cierta presión en las paredes del estómago que hace que se produzca una sensación de saciedad. Calma el apetito y ayuda a controlar el apetito.

Facilita la digestión

Como bien hemos mencionado previamente, el ácido carbónico es el que le da al agua la apariencia burbujeante. Al juntarse el ácido carbónico con el pH ya ácido del estómago, aumenta la segregación de jugos gástricos y, de esta forma, ayuda a digerir las proteínas de los alimentos y, por lo tanto, facilita la digestión.

Hidrata como el agua sin gas

Imagen de un vaso de agua con gas.Tal y como señalan los nutricionistas, el agua con gas hidrata igual que el agua normal. Aunque, teniendo en cuenta que el gas proporciona una sensación de saciedad, puede ocurrir que reduzcamos la cantidad de liquido que ingerimos por esta razón.

No engorda

Aunque, en numerosas ocasiones, se asocia el agua con gas con la ingesta calórica, nada más lejos de la realidad. Ni el agua con gas ni el agua sin gas aportan calorías, por lo tanto, no tienen ningún tipo de repercusión en el peso.

Eso sí, independientemente de los beneficios que tiene consumir agua con gas, en ningún caso puede ser un sustituto del agua sin gas. Aunque eso sí, se pueden combinar las dos.

¿En qué casos no se debería tomar agua con gas?

Tal y como señala la Organización de Consumidores y Usuarios, aquellas personas que tengan hipertensión renal crónica, hipertensión arterial, cirrosis hepática o insuficiencia cardiaca deben tener cuidados con el agua con gas.

Por ello, lo recomendable tanto en estos casos como en aquellos casos en los que haya dudas en relación a su consumo es consultar al médico de cabecera o profesional especialista.

4 cosas del agua con gas a tener en cuenta

El agua con gas representa, según la Organización de Consumidores y Usuarios, el 4% de las ventas. En relación a esta bebida, la OCU no habla de una serie de aspectos que debemos tener en cuenta.

  • Las aguas con gas son una alternativa natural y saludable a los refrescos: sin azúcar y sin aditivos. También facilitan la digestión.
  • Con propiedades diuréticas o laxantes, las ideales son aguas con bajos contenidos de sodio.
  • Para los cálculos renales: beber en abundancia agua de mineralización débil o muy débil facilita el trabajo del riñón.
  • Para preparar alimentos infantiles, utiliza aguas de mineralización débil o muy débil y bajas en sodio.

Imagen de un vaso de agua con gas y limón.

¿Cuál es la mejor agua con gas según la OCU?

La Organización de Consumidores y Usuarios, popularmente conocida como la OCU, ha llevado a cabo un estudio en el que ha comprobado el etiquetado de 21 aguas minerales con gas de diferentes manantiales. En dicho estudio, ha presado atención a la composición mineral de las aguas además de la calidad de la burbuja.

En función del nivel de mineralización, la OCU establece tres niveles. Por un lado, el nivel de mineralización débil, el nivel de mineralización media y el nivel de mineralización fuerte. Las aguas de mineralización media o fuerte no deben, según esta entidad, beberse tan a menudo como el agua del grifo y deberían alternarse con otra de mineralización débil.

Por ello, es importante prestar atención al etiquetado del producto y al nivel de mineralización del mismo.

  • Nivel de mineralización débil: el agua mineral con gas Perrier, el agua mineral Fontecelta y elagua con gas Sylas Cautiva, entre otros.
  • Nivel de mineralización media: el agua mineral con gas Fonter, el agua mineral natural con gas Pellegrino y el agua mineral con gas Insalus, entre otros.
  • Nivel de mineralización fuerte: el agua mineral con gas Vichy Catalán, el agua mineral con gas Magma de Cabreiroá y el agua mineral natural con gas Malavella.
Tags relacionados dieta sana bienestar salud