Psico

Puzzles para niños: beneficios y cuáles son los mejores según la edad

Puzzles para niños: beneficios y cuáles son los mejores según la edad

Autor: Hogarmania

Los puzzles favorecen el desarrollo psicológico y cognitivo de los niños. Te contamos todos sus beneficios.

Los niños de hoy en día conviven con las nuevas tecnologías desde que nacen. Así, cada vez son más los padres que buscan alternativas de ocio más tradicionales para que los niños se diviertan y desarrollen otras habilidades. Es el caso de los puzzles.

Los puzzles, además de divertidos y entretenidos, son una excelente herramienta para el desarrollo de los niños. A continuación, os mostramos cuáles son los beneficios de los puzzles en niños y, cómo ayudan a desarrollar muchas de sus habilidades psicológicas y cognifitivas.

Beneficios de los puzzles en niños

Mejoran la memoria visual

Los puzzles se basan en unir piezas para copiar una imagen inicial. Esto mejora la memoria visual. Los niños se fijan en el modelo e intentan unir las piezas mirándolo el menor número de veces posible.

Es recomendable que, al principio, tengan el modelo delante y lo miren todas las veces que necesiten. A medida que vayan ganando confianza y destreza, cada vez lo mirarán menos hasta que lo resuelva, prácticamente, de memoria. Es entonces cuando podrán pasar a puzzles de mayor complejidad.

Desarrollan la capacidad de concentración

Para hacer un puzzle, los niños se abstraen del entorno y ponen toda su atención en dicha tarea. Esto hace que mejore su capacidad de concentración. Algo que será muy útil en su desarrollo. Por ejemplo, cuando tenga que hacer deberes o estudiar.

Niña haciendo un puzzle.

Estimulan la habilidad espacial y matemática

Los puzzles facilitan que los niños comiencen a pensar en tres dimensiones y, se familiaricen con las figuras y formas.

Refuerzan el pensamiento lógico

Para realizar el puzzle, los pequeños deben analizar y pensar las diferentes posiciones en las que pueden ir las piezas. Esto hace que desarrollen el razonamiento lógico.

Ayudan a desarrollar la paciencia y manejar la frustración

Estos son dos de los beneficios más fáciles de apreciar. Los puzzles representan un desafío para los niños. Son formas efectivas de desarrollar la pacienciay resolver obstáculos manejando la frustración.

Desarrollan la motricidad fina

La motricidad fina consiste en movimientos pequeños que realiza el cuerpo humano. Desde coger las piezas hasta colocarlas en un su lugar adecuado. Esto, además, va acompañado de una necesaria coordinación entre los ojos y las manos. A medida que vayan creciendo, sus habilidades psicomotrices les permitirán manipular piezas de menor tamaño.

Fomentan las habilidades sociales y de cooperación

Al realizar los puzzles con sus padres o amigos aprenden a comunicarse, debatir sobre donde irá cada pieza y trabajar en equipo.

Niñas jugando con puzzles.

Potencian la autoestima

Resolver puzzles cada vez más complicados proporciona al niño un sentimiento de orgullo y superación.

Favorecen la reflexión, autocontrol y relajación

El niño se concentra en la tarea que esta realizando y piensa antes de colocar cada pieza. Además, tareas como realizar puzzles o colorear favorecen la relajación tanto en niños como en adultos.

El puzzle más adecuado para cada edad

Te mostramos qué tipo de puzzles son los más adecuados para cada edad y distintos modelos que puedes comprar:

Para bebés de hasta 2 años. Hasta esta edad no están capacitados para montar puzzles, pero pueden comenzar por cubos de rompecabezas. El objetivo será que vaya mejorando la capacidad de hacer la pinza con las manos y la coordinación ojo-mano.

De 2 a 3 años es recomendable que empiecen a realizar puzzles de hasta cuatro piezas. Enséñales el puzzle hecho, desmóntalo y ayúdale a montarlo de nuevo. Poco a poco irá haciéndolo sólo. Elige puzzles de formas, animales o sus personajes favoritos.

Entre 3 y 4 años pasarán de cuatro a doce piezas.

De 4 a 5 se recomienda que vayan más allá de formas y dibujos, y comiencen a realizar puzzles que les ayuden a familiarizarse con las letras del abecedario o los números.

A partir de 5 años irá aumentando poco a poco la dificultad a medida que vaya resolviendo los puzzles más sencillos con éxito.

De 10 años en adelante pueden resolver perfectamente puzzle complejos y en 3 dimensiones.

Puzzles para niños: beneficios y cuáles son los mejores según la edad