Hogarmania.com
Hogarmania.com

Psico

Claves para cuidar la salud mental en Navidad


¿Sabías que el 80% de las personas sufrirá estrés, ansiedad, depresión o melancolía durante las navidades? Las compras navideñas, quedar bien con toda la familia, sentir la ausencia de seres queridos que ya no están con nosotros...

Aprende a vivir las fiestas navideñas disfrutando y compartiendo las pequeñas cosas con tus seres queridos. ¡Disfrutarás y disfrutarán!

La Navidad es una época especial que tiene defensores y detractores, mientras a unos les encanta a otros les deprime. Pueden vivirse con ilusión las reuniones navideñas con familiares y amigos o sentirlas como una tradición impuesta que obliga a preparar grandes festines, comprar regalos, escuchar villancicos o decorar la casa con árboles, belenes, espumillón y estrellas.

¿Sabías que el 80% de las personas sufrirá estrés, ansiedad, depresión o melancolía durante las navidades? Los miedos, envidias o frustraciones afloran en estas fechas. ¿Por qué esta época produce estas sensaciones?

Las compras navideñas, acertar con los regalos, quedar bien con toda la familia, reunirse con familiares con lo que no hay relación, sentir la ausencia de seres queridos que ya no están con nosotros...

Consejos para vivir las fiestas navideñas con positividad

Ajustar y adaptar los objetivos

Mujer anota los nuevos propósitos del año. Se cierra un año y es un momento de reflexión que puede hundir el ánimo cuando nos damos cuenta que no hemos conseguido cumplir los objetivos que nos propusimos y deseos que pedimos al empezarlo.

Pero no es momento de sentirnos culpables, si no hemos conseguido los propósitos, no hay nada que podamos hacer más que adaptar y ajustar esos objetivos de cara al nuevo año. Es posible que cuando nos hicimos la lista no tuviésemos en cuenta una serie de factores que nos han dificultado la labor de conseguir esos objetivos. Ajusta, adapta la lista y ¡a por ellos!

Aceptar la situación y adaptarnos a ella

En Navidad la expectativa irreal de tener que ser feliz y tenerlo todo, mina el ánimo de las personas que tienen problemas reales como pérdida de empleo, desahucios, falta de dinero y también emocionales como la pérdida de un ser querido o rupturas sentimentales.

Una mujer reflexiona mientras mira por la ventana con un café.Sin olvidarnos de estos problemas reales, tratemos de reinterpretar el concepto de la Navidad. Es decir, somos conscientes de que la situación que estamos viviendo no es la ideal, pero debemos tratar de sacar el lado bueno de las cosas.

Los pequeños detalles marcan la diferencia y pueden ayudarnos a vivir este periodo del año de forma positiva sin amargarnos ni frustrarnos y pasarlo sin agobios ni presiones. Porque recuerda, cuanto más tiempo dediquemos a estar triste menos tiempo tenemos para disfrutar de las cosas buenas que seguro nos traerá la vida.

Dejemos de lado las altas expectativas

La felicidad está dentro de nosotros y está directamente relacionada con nuestras expectativas. Debe ser una construcción personal basada en metas reales que no dirijan los de fuera, tú tienes el timón de tu vida. Es decir, si quieres vivir la Navidad de una forma más sencilla, hazlo. Si hacer algo te hace sentir mal, no lo hagas.

Por muy señaladas que sean estas fechas, no tenemos la obligación de asistir a todos lo compromisos que se nos presenten. Si prefieres disfrutar de estas fiestas con tu círculo más cercano y de una forma más sencilla, hazlo. Tu bienestar emocional es lo primero.

Céntrate en quienes están a tu lado

Date el placer de vivir la Navidad a tu forma, adáptala a tus necesidades personales y posibilidades, y céntrate en los motivos para estar alegre. Uno de los principales motivos por los que un gran porcentaje de gente no afronta las fiestas de Navidad con positividad, es por la pérdida de un ser querido.

Dos amigas se abrazan en la calle en Navidad.Aunque es inevitable acordarnos en quienes faltan en la mesa, hagámoslo al mismo tiempo que tratamos de disfrutar de la compañía de quienes están. Ahora, más que nunca, debemos estar unidos, apoyarnos unos a otros y disfrutar de la compañía de los seres queridos.

Pensamiento y actitud positiva

El trío "salud, dinero y amor" es el perfume de la vida, seguro que tienes pequeñas dosis de cada ingrediente para endulzar tu vida. ¡No te amargues! Cada año es una oportunidad para cambiar lo que no te gusta, lucha por lo que quieres e inyecta ilusión a tu vida. El pensamiento positivo atrae a lo positivo.

Un pensamiento positivo nos genera un sentimiento positivo y, en consecuencia, un comportamiento positivo, lo que va a darnos ese impulso para afrontar ya sea la Navidad con actitud positiva y atraeremos los bueno. Todo llega y todo pasa, la Navidad también.

Actitud ante los conflictos más comunes de Navidad

Conflictos en pareja

Una pareja se sienta separada en el sofá porque están enfadados.Dónde y con quién celebrar las fiestas navideñas puede ser motivo de conflicto prenavideño en las relaciones. Procura negociar y que estén repartidas para evitar discusiones.

Conflictos familiares

La familia es el lugar que alberga lo mejor y lo peor de las personas, como rivalidades, odios o enfrentamientos. Ir con la mente abierta a pasarlo bien y disfrutar, merece la pena guardar los rencores del resto del año y las malas historias para no amargarte el día.

Procurar que todos colaboren por igual y aporten algo a la comida/cena de celebración para evitar posteriores reproches.

Problemas económicos

No asocies la felicidad a la cantidad de regalos, a lo grande y bonito que sea nuestro árbol de Navidad o las comilonas con nuestra familia y amigos.

Busca la manera de disfrutar de las navidades con tus seres queridos sin gastar mucho dinero haciendo recetas navideñas caseras, creando manualidades navideñas para dar ambiente a tu hogar o paseando por la ciudad para ver la decoración típica de estas fechas.

Estar lejos

Una familia hace una videollamada con un familiar.Estar lejos físicamente no quiere decir que no puedas estar cerca emocionalmente. Si te toca pasar la Navidad lejos de los tuyos aprovéchate de las tecnologías para estar en contacto con ellos, mandaros fotos de vuestras celebraciones, etc., para sentiros más unidos.

Y no te aísles, seguro que hay gente en tu misma situación que estará encantada de haceros compañía y celebrar esos días.

Pérdida de un ser querido

Si son de las primeras navidades que pasas sin un ser querido que has perdido, date tiempo para curar y asimilar la nueva situación. No te obligues a celebrar las fiestas si no te apetece pero tampoco te encierres en ti, ábrete a los tuyos, a los familiares que te quieren y están pasando la misma situación que tú.

Y sobre todo, para empezar el año con buen pie, rodéate de la gente que quieres. ¡Seguro que ellos te sacan una sonrisa esta Navidad!

Tags relacionados psicologia