Terapias

Mindfulness: ¿qué es, qué beneficios tiene y cómo practicarlo?

Mindfulness: ¿qué es, qué beneficios tiene y cómo practicarlo?

Autor: Hogarmania

Esta práctica nos enseña a ser conscientes de cómo nos sentimos y cómo respondemos en cada momento mediante técnicas de relajación y meditación.

El mindfulness mezcla la meditación junto a técnicas de relajación. Consiste en tomar conciencia plena de nuestros pensamientos, sentimientos, emociones y del entorno que nos rodea.

¿Qué es el mindfulness?

Implica prestar atención plena al momento presente sin juzgar nuestros pensamientos o sentimientos. Aceptarlos sin pensar que hay una forma correcta o equivocada de pensar y sentir. Ser conscientes de dónde estamos, qué es lo que sentimos y no preocuparnos por problemas pasados o futuros.

Aunque el mindfulness tiene sus orígenes en la meditación budista, esta práctica no tiene matices religiosos. Además, la meditación es un ejercicio intelectual en el que se pretende conseguir un estado de atención plena en un pensamiento, objeto o en nuestra propia respiración. Así, existen técnicas de meditación que se centran en la concentración y otras que buscan la conciencia plena y aceptación (mindfulness).

¿Cuál es el objetivo?

Está práctica busca la atención plena en el momento presente hasta adquirir un estado de conciencia relajada y no juiciosa de lo que ocurre dentro de nosotros en cada momento. Esto permite separarnos de nuestros pensamientos y poder reconocerlos. Es muy importante centrarnos únicamente en el momento presente,aquí y ahora.

El mindfulness se centra en la atención plena en el momento presente sin juzgar nuestros pensamientos o sentimientos.

Beneficios del mindfulness

Numerosos estudios han demostrado que practicar mindfulness aporta beneficios físicos, psicológicos y sociales:

  • Mejora la capacidad de concentración, atención y memoria. Así, está práctica está siendo muy demandada en colegios y lugares de trabajo para conseguir una mayor concentración y eficiencia en cualquier tarea.
  • Favorece la autoconciencia y el desarrollo inteligencia emocional, ya que nos permite hacer frente a nuestros pensamientos y sentimientos con perspectiva, sin juzgarnos ni sentirnos arrastrados por ellos.
  • Reduce el estrés y la ansiedad. Se ha comprobado que la práctica del mindfulness tiene excelentes resultados en personas con trastornos de ansiedad, estrés o que sufren trastorno obsesivo compulsivo (TOC).
  • Puede mejorar la percepción del dolor en enfermos crónicos proporcionándoles mayor bienestar emocional.

El mindfulness reduce el estrés y la ansiedad, entre otros beneficios.

¿Cuándo y dónde practicar mindfulness?

Todo el mundo puede practicar mindfulness. Lo mejor es comenzar por pequeñas sesiones de entre 5-10 minutos dos veces al día, por la mañana y por la noche, para evitar la frustración.

Se recomienda hacerlo en lugares libres de ruidos y distracciones, con ropa cómoda y en posición recta. Hay quien prefiere practicarlo en casa o lugares cerrados, mientras que otros prefieren buscar un paisaje bonito y agradable en el bosque o playa. Es preferible huir de espacios muy aglomerados, dado que lo que buscamos es concentración y atención plena en nuestro interior, en el aquí y ahora.

En cuanto a la postura corporal, lo ideal es sentarse en el suelo encima de un cojín o una esterilla, con la espalda recta y relajada. No es necesario adquirir posturas específicas de yoga o meditación, aunque hay algunas que podrían ayudarnos a lograr un mayor estado de concentración y relajación.

Todo el mundo puede practicar mindfulness.

Ejercicios mindfulness

Existen diferentes ejercicios de mindfulness en función de la dificultad y objetivo. Algunos se centran en la respiración, mientras que con otros se busca la conciencia o la observación.

A continuación, te explicamos cómo realizar un ejercicio sencillo de mindfulness centrado en la respiración. Se puede practicar de pie o sentado y en cualquier lugar. Sólo tienes que mantenerte quieto y concentrarte en tu respiración durante un minuto:

  • Inhala a través de la nariz y exhala lentamente a través de la boca. Este ciclo debe ser relajado y durar en torno a 6 segundo.
  • Poco a poco deja fluir tu respiración hasta que no te cueste ningún esfuerzo. Deja ir tus pensamientos durante un minuto y vigila tu respiración.
  • Enfoca tus sentidos en el transcurso del aire desde que entra en tu cuerpo hasta que sale por la boca.

Puedes encontrar ejercicios mindfulness en webs especiales o acudiendo a personas especialistas en esta técnica. También tenemos a nuestra disposición libros que se centran en esta filosofía de vida e incluso cuadernos para colorear basados en esta técnica de conciencia, atención y relajación.

Mindfulness.