Embarazo

Antojos durante el embarazo

Antojos durante el embarazo

Autor: Hogarmania

Durante el embarazo se producen una serie de cambios hormonales en las mujeres que provocan que aparezcan los antojos aunque también pueden deberse a la necesidad de compensar la ingesta nutricional.

Podemos decir que los antojos son caprichos generalmente relacionados con la comida que afectan a 3 de cada 4 embarazadas. En el plano psicológico puede relacionarse con una necesidad de mayor afecto por parte de la mujer embarazada hacia su pareja y la desviación de la sensación de ansiedad que provoca el propio embarazo.

Estos caprichos o antojos se caracterizan por un apetito especial hacia algún elemento en concreto y no se satisfacen con ningún sustituto porque cualquiera de ellos se considera como un placer. Pueden considerarse como una vuelta a la infancia y conseguir lo que se quiere como son los caprichos o una llamada de atención a la pareja para obtener mimos, cariño y llamar la atención.

Los antojos abarcan cualquier tipo de comida o combinaciones/mezclas de comida. Pueden darse casos en los que a la mujer embarazada se le antoja un alimento que antes no le gustaba. También hay que señalar que los caprichos o antojos pueden presentarse en cualquier momento de la gestación y a cualquier hora o momento del día.

Depende de cada mujer pero durante el embarazo se pueden producir antojos de diversos tipos como productos amargos, salados, dulces e incluso picantes. Algunos antojos son más frecuentes que otros por lo que a continuación vamos a presentar los más comunes.

En primer lugar los embutidos, pepinillos, aceitunas y patatas fritas: debido al aumento del volumen sanguíneo y la necesidad de consumir sodio estos alimentos salados son muy deseados y necesarios.

Los huevos son uno de los antojos más demandados por las mujeres embarazadas ya que son una buena fuente de proteínas aunque debemos tener en cuenta que tienen que estar bien cocinados para evitar enfermedades como la salmonela.

La fruta es fundamental ya que además de aportar vitamina C y ser saludable evitará el aumento de peso. Pero cuidado porque un alto consumo de fruta puede llevar la consecuente presencia de azúcar en sangre.

Los productos picantes como chiles o salsas son todo un clásico de consumo en el embarazo pero se debe tener cuidado con la indigestión que puede producir así como la acidez estomacal.

El tocino es una buena combinación de grasas y proteínas lo que hace que sea un producto muy deseado por algunas mujeres embarazadas. Aunque no hay que abusar de comidas grasas durante el embarazo porque puede hacer que se desarrollen enfermedades graves en la futura madre e incluso en el bebé. La mejor opción es optar por grasas saludables y proteínas magras.

Las mujeres embarazadas tienen la imperiosa necesidad de consumir productos ricos en calcio con lo que el queso juega un papel determinante. Aunque se recomienda que se consuma de forma moderada ya que su abuso puede provocar un aumento de peso. Un gran sustituto son las verduras con hojas verdes por ejemplo el brócoli.

Antojos durante el embarazo

Un antojo muy frecuente suele ser el zumo de limón en mujeres embarazadas por sus vitaminas y la necesidad de llevar una dieta variada.

La necesidad de consumir vitamina B o proteínas provoca que la mantequilla de cacahuetes o maní sea un producto codiciado aunque sin pasarse con lo que es más recomendable consumir una manzana para obtener estos nutrientes.

Por su alto contenido en calcio los productos lácteos como los helados son antojos a tener en cuenta aunque es mejor consumir este nutriente a través de yogures u otros productos pasteurizados.

Y no podía faltar el chocolate como protagonista indiscutible debido a las necesidades calóricas de las mujeres embarazadas aunque hay que recomendar el chocolate negro por los beneficios que tiene para el corazón y el aporte de muchos antioxidantes.

Existen diversas ideas para llevar bien el consumo de antojos y no pasarlo mal: desayunar de forma correcta cada mañana; practicar alguna actividad física; recibir apoyo emocional de seres queridos; tomarse todo con buen humor; procurar consumir antojos lo más sanos posible.