Niños

Cómo retomar las horas de sueño con la vuelta al colegio

Cómo retomar las horas de sueño con la vuelta al colegio

Autor:

Después de las vacaciones de verano vuelve la rutina, la normalidad y por supuesto la vuelta al colegio de los más pequeños de la casa.

Por lo que tenemos que poner en marcha una serie de acciones con el fin de que nuestros hijos retomen el hábito de sueño y se acuesten a una hora prudente ya que tienen que madrugar.

Lo ideal es acostarse antes pero es complicado debido a los hábitos adquiridos durante la época estival. Con lo que en este artículo trataremos de ofrecer una serie de consejos con el fin de facilitar esa vuelta a la rutina de los más pequeños cuando empiezan las clases.

Recomendaciones para recuperar los hábitos de sueño con la vuelta al colegio:

- Alimentación: para obtener un buen ciclo del sueño debemos evitar el consumo de bebidas o alimentos estimulantes como el chocolate, los dulces, café, etc.

- Su espacio: con la vuelta al colegio podemos animar a los más pequeños a que estrenen cama o habitación para que sean más independientes y tengan su propio espacio para descansar.

- Con tacto: los padres no debemos hacer que el “ir a dormir” sea algo obligatorio, hay que intentar que sea considerado por el niño como un privilegio o algo divertido y necesario.

- Y con tiempo: dos semanas antes de comenzar las clases es el momento idóneo para comenzar con las rutinas de acostarse antes y levantarse a una hora más temprana. Poco a poco vamos acostumbrando al cuerpo a lo que será una práctica habitual a lo largo del año.

Cómo retomar las horas de sueño con la vuelta al colegio2

- Sin móviles: un consejo fundamental es evitar el uso de dispositivos móviles en la cama para que se concentren en descansar y no se distraigan.

- Comunicación: es muy importante hablar con nuestros hijos antes de acostarles y preguntarles qué tal todo, para que vayan “despejados” a la cama donde tienen que descansar y dormir, no pensar en problemas.

- Fin de semana: a pesar de que se empiece con la rutina de ir a la escuela siguen existiendo los fines de semana, días que hay que aprovechar para descansar y divertirse pero sin levantarse excesivamente tarde ya que pronto llega el temido lunes.

- Siesta: para los niños de 2 a 5 años es beneficioso echarse una siesta durante el día siempre y cuando no sea ni muy prolongada ni tardía ya que en caso contrario le costará dormirse por la noche.