Niños

¿Por qué nuestros hijos tienen que jugar en el parque?

¿Por qué nuestros hijos tienen que jugar en el parque?

Los profesionales afirman que los pequeños de la casa tienen que pasar, al menos, una hora al día jugando al aire libre. Una indicación que solo el 20% de ellos lo cumple.

Cómo hacer las croquetas perfectas (trucos y recetas)

El cada vez mayor protagonismo de las tecnologías y las actividades extraescolares son dos de los factores que provocan que los más pequeños pasen cada vez menos tiempo en el parque. Un aspecto que lejos de aportarles beneficios les perjudique.

Una de las estampas que se repite año tras año es la de los niños y niñas jugando en el parque. Algo que en los últimos años ha pasado a un segundo plano. Los estudios revelan que 8 de cada 10 niños juega al aire libre menos tiempo del recomendado.

Que los más pequeños tienen que jugar y divertirse es algo que a los padres no se les puede pasar por alto. Sin embargo, la irrupción de las nuevas tecnologías y el protagonismo, cada vez mayor, de las obligaciones y actividades extraescolares de los niños hace que el parque se convierta en un elemento prescindible de la rutina diaria de los niños.

Los niños tienen que jugar, correr, gritar y se divertirse. Jugar al aire libre es, para los expertos, uno de los ejercicios más importante y con mayor protagonismo en el desarrollo físico e intelectual de los niños.

Si a ello le añadimos el factor de hacerlo al aire libre, lo que conseguiremos será que los más pequeños aprendan a interactuar con el entorno natural, generen buenos recuerdos y, sobre todo, obtengan grandes beneficios para su crecimiento y desarrollo a corto, medio y largo plazo. Los profesionales recomiendan que los pequeños deben pasar, al menos, una hora al día jugando al aire libre.

Beneficios de jugar al aire libre

  • Desarrollan su creatividad. Jugar en el espacio natural les da la oportunidad de innovar y dejar vía libre a la imaginación, como consecuencia de ello, los niños agudizan el ingenio y la creatividad más que en los juegos que realizan en espacios cerrados.
  • Beneficios sociales. Jugar al aire libre ayuda a los pequeños a desarrollar sus habilidades sociales, algo que les ayudará a empezar a construir su identidad y personalidad.

  • Autonomía e independencia. Evitar la sobreprotección es una de las cuestiones que los padres tienen que trabajar. Dejar a los más pequeños espacio para que jueguen les harás más autónomos, independientes y responsables, algo que les ayudará a tener más confianza en sí mismo y saber hacer frente y buscar solución a los problemas que se puedan encontrar.
  • Ejercicio físico. Prevenir la obesidad infantil es una de las grandes preocupaciones de los profesionales. Por ello, jugar en el parque se convierte en una de las actividades que no pueden faltan en el día a día de los más pequeños. Patinar, jugar al balón, saltar a la cuerda o andar en bicicleta son algunos de los ejercicios más recomendables para hacer con los niños.

Unos beneficios fundamentales para el buen desarrollo del pequeño que no se pueden pasar por alto. ¿Tus hijos pasan, al menos, una hora al día jugando al aire libre?

Tags relacionados infantil niños

Además