Posparto

¿Se puede beber alcohol durante la lactancia?

¿Se puede beber alcohol durante la lactancia?

Autor: Hogarmania

Durante los tres primeros meses de lactancia hay que evitar por completo el consumo de alcohol, pasado ese tiempo se permite un consumo muy puntual, en pequeña cantidad y alejado de las tomas.

Durante el embarazo es importante evitar el alcohol ya que puede influir en el desarrollo del feto, y en casos graves, producir retraso mental y malformaciones conocidos como Síndrome Alcohólica Fetal. Pero, una vez ha nacido el bebé, ¿se puede beber alcohol de forma puntual y moderada mientras se esté dando el pecho? En general, mejor evitarlo.

El alcohol es una sustancia nociva que pasa rápidamente del torrente sanguíneo a la leche materna que toma el bebé, por eso, en general, no conviene beber alcohol mientras se esté dando el pecho, sobre todo, durante los primeros meses de lactancia en los que las tomas son muy seguidas.

¿Se puede beber alcohol durante la lactancia?

No al menos durante los primeros tres meses de lactancia, pasado este tiempo la madre podrá beber en su caso cantidades pequeñas, de forma puntual y alejadas de las tomas. Es la recomendación del comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría que incide en la importancia de no sobrepasar nunca la cantidad tolerable que pueda dañar al bebé, esto es, no más de una cerveza o copa de vino una o dos veces por semana.

Durante los tres primeros meses en los que las tomas de leche son muy seguidas evita por completo el alcohol. Después de este tiempo, cuando las tomas son más espaciadas, un consumo ocasional y muy moderado alejado de las tomas no se considera dañino para el bebé, siempre que sea en pequeñas cantidades y en ocasiones puntuales. Además, en estos casos especiales si se toma una copita debe hacerse en el momento adecuado, esto es después de la toma. El alcohol alcanza su máximo nivel a los 30-60 minutos de su consumo, por eso si se toma una copita después de una toma, pasadas las tres horas hasta la siguiente, el nivel de alcohol será muy bajo o nulo.

Un consumo excesivo y crónico de alcohol no solo inhibe la secreción de las hormonas responsables de la producción de leche (prolactina y oxitocina), sino que además daña al bebé pudiendo llegar en extremos a causarle un coma alcohólico.

En general, evita el alcohol durante los primeros meses de lactancia y elige otras alternativas como zumos de frutas naturales, infusiones y refrescos sin alcohol.

lactancia consumo alcohol