Prevención y cuidados

Blanqueamiento dental: ¿es realmente bueno para la salud?

Blanqueamiento dental: ¿es realmente bueno para la salud?

Pros y contras de un tratamiento, que pese a tener un excelente efecto estético, es muy agresivo.

Sorteo de 5 cestas de Navidad Cocinatis

Una sonrisa perfecta enamora. Todos buscamos tener una dentadura sana y resplandeciente. Pero, esto no sólo se consigue con una buena higiene bucal. Influyen otros factores como los hábitos alimenticios, el café y el tabaco o el color propio de nuestro esmalte. En relación a esto último, hay personas con un esmalte menos blanco de forma natural.

Es muy importante acudir al dentista para realizar revisiones periódicas y comprobar que tenemos una buena salud dental.

Asimismo, también es recomendable realizar limpiezas en profundidad cada cierto tiempo. Pero, debemos tener claro que la limpieza bucal elimina el sarro y la placa bacteriana, pero no vuelve más blanco nuestro esmalte. Algo que si conseguimos mediante un blanqueamiento.

Hasta aquí todo claro. Pero, ¿en qué consiste realmente un blanqueamiento dental?, ¿en qué casos es recomendable y en cuáles no?

¿En qué consiste un blanqueamiento dental?

Mientras que la limpieza bucal es necesaria por cuestiones de salud, el blanqueamiento dental es un procedimiento puramente estético con el que se busca bajar varios tonos el color de los dientes para que estos luzcan más blancos.

Sin embargo, los resultados dependerán del esmalte natural de los dientes de cada persona, por lo que no siempre se puede llegar al mismo tono de blanco.

Por último, este tratamiento se puede realizar con láser y férulas. Recomendamos que a la hora de realizar un blanqueamiento dental lo hagas en centros homologados y de confianza.

El blanqueamiento puede realizarse con láser o férulas.

¿Es bueno realizarse un blanqueamiento?

Hay casos en los que los dentistas recomiendan a sus pacientes no someterse a un blanqueamiento por varios factores, entre los que destacan los siguientes:

  • 9 de cada 10 personas que se someten a un blanqueamiento sufren mayor sensibilidad dental tras el tratamiento. Así, no se recomienda en personas con migración de la encía, que deja expuestas zonas sensibles. Si, aún así se someten a un blanqueamiento incluso podría ser necesario un procedimiento posterior para calmar la sensibilidad.
  • El blanqueamiento no es permanente. De hecho, el diente queda más expuesto y puede adquirir un tono más oscuro. Lo que llevaría a repetir el tratamiento, y así sucesivamente. Estos procesos cada vez debilitarán más nuestros dientes y encías.
  • Para mantener el blanqueamiento se recomienda dejar de consumir bebidas y alimentos pigmentados.

Pero, no todo son inconvenientes, depende de cada persona concreta. Lo mejor es que acudas donde un dentista profesional que evalué tu caso y te recomiende el tratamiento más adecuado de acuerdo a tus necesidades.

Blanqueamiento dental: ¿es realmente bueno para la salud?

Además