Estilos

Estilo retro

Estilo retro

Autor:

El estilo retro se inspira en los diseños de los años 50, 60 y 70 para crear un entorno exclusivo y personal. No te pierdas las claves para conseguir una decoración de estilo retro.

Lo importante en la decoración del estilo retro es la combinación de colores, texturas y materiales, la mezcla de diseños y volúmenes, desde los más simples a los más futuristas.

Dado que la época en la que se basa este estilo abarca un espacio de tiempo muy amplio, hay una gran variedad de formas, texturas y colores que nos pueden ayudar a crear un ambiente retro.

Colores y estampados del estilo retro

Podemos elegir entre una variedad cromática muy amplia. En los años 50 y 60 se llevaban los tonos suaves (verdes, amarillos o azules) y los contrastes, combinando el rojo, el amarillo mostaza y el blanco con el negro. En los años 70, sin embargo, triunfaron los colores chillones y brillantes como el fucsia, el naranja butano o el verde lima.

No obstante, hay algunas combinaciones de color muy características de esta época, sobre todo las creadas con negro, blanco y rojo (blanco-negro, rojo-negro, rojo-blanco-negro). Otras combinaciones típicas en este estilo son el marrón-marfil y el turquesa-fucsia.

Los estampados también son propios de este estilo así como las formas geométricas.

Materiales y texturas del estilo retro

Destacan los materiales metálicos, como el aluminio, y los plásticos, como el acrílico y el polipropileno, propios de los años 50. El vinilo y el cuero también son distintivos de la decoración retro, pero lo más característico es la combinación de los materiales en un mismo elemento, como las sillas de cuero con patas de aluminio, características de la época. El vidrio y el cristal, juegan un papel importante sobre todo en los complementos, sobre todo el cristal de murano. El terciopelo y el peluche son las texturas más populares.

Mobiliario del estilo retro

Para darle un toque retro a una habitación basta con incluir un par de muebles típicos de la época: una mesa redonda con pie tulipa; un puff de vinilo, cuero o terciopelo de color brillante; un sofá de estampado animal o multicolor; una silla de plástico de formas redondeadas y futuristas; unos taburetes cromados o de polipropileno de colores chillones para la cocina.

Complementos del estilo retro

El vidrio y el cristal son los materiales más acertados para conseguir un estilo retro. Una bandeja de cristal de murano o unos jarrones de vidrio de fuertes colores y diseño sencillo son buenas opciones. Con estos objetos podemos decorar la mesa de la sala o el dormitorio.

Para vestir el suelo elige alfombras de pelo o alguna un poco extravagante. Las formas geométricas también son una buena opción.

Si quieres un estilo retro total, pon una moqueta estampada en el suelo o cúbrelo con baldosas de dos colores formando un tablero de ajedrez.

No olvides que aunque el estilo retro se base en una mezcla de colores y materiales, es importante seguir un patrón para conseguir que todos los elementos encajen dentro del ambiente. A la hora de decorar puedes regirte por la gama de colores, por la forma, por el diseño, o por la tendencia de una década en particular. Procura no saturar demasiado las habitaciones, selecciona los objetos retro que más te gustan y no recargues el espacio.

Tags relacionados retro decoración estilos