Albañilería

Revestimiento decorativo de pared

Revestimiento decorativo de pared

Autor:

A la hora de proteger y decorar las paredes de nuestras casas, el mercado nos ofrece múltiples opciones; en esta ocasión, os proponemos revestir las paredes de una habitación, un dormitorio en nuestro caso, de una forma sencilla y económica.

 Emplearemos unas piezas de contrachapado de okume y unos perfiles de aluminio, que os enseñaremos a cortar y a colocar.

Lo primero que tendremos que hacer es calcular los metros cuadrados de superficie que vamos a cubrir, para saber cuanto material necesitaremos. Para hacer esta tarea, nosotros vamos a emplear un medidor láser; pero, si no disponéis de una herramienta como ésta, podéis calcularlos midiendo la altura y la anchura de las paredes con un flexómetro y multiplicando, después, las dos cifras.

  • Herramientas
  • Ingletadora
  • Sierra circular
  • Lijadora orbital
  • Pistola aplicadora
  • Paletina
  • Cubeta
  • Materiales
  • Contrachapado de okume rechapado en roble de 4 mm de grosor
  • Llanta de aluminio de 4 X 40 mm
  • Tinte al agua para madera
  • Barniz al agua incoloro
  • Adhesivo de montaje
  • Adhesivo de montaje ultra
Paso a paso

Paso 1
Una vez que hayamos marcado todas las piezas de okume a la medida que necesitamos, las cortamos con la sierra circular. Para trabajar con mayor limpieza, acoplaremos el aspirador a la herramienta. Emplearemos un listón de madera, bien recto, a modo de regla.

Paso 2
Para cubrir las dos paredes que hemos elegido, vamos a poner 7 filas de piezas de contrachapado de okume y 6 de perfiles de aluminio. En uno de los extremos de los tableros haremos un corte recto, y en el otro, en ángulo de 45º. Para trabajar con mayor seguridad, debemos amarrar firmemente las piezas que vamos a cortar a la base de la herramienta.

Paso 3
Cuando hayamos cortado todas las piezas de okume, haremos el mismo trabajo con las llantas de aluminio.

Paso 4
Lo siguiente que haremos será repasar toda la superficie de madera con la lijadora orbital y una hoja de lija de grano fino; en nuestro caso, de 210. Lijamos también los cantos, para eliminar bien todas las rebabas.

Paso 5
A continuación, retiramos el polvo que se haya podido producir a la hora de lijar, con un paño o papel húmedo. Limpiamos también la zona de trabajo, con la ayuda de un aspirador.

Paso 6
Nos ponemos unos guantes de látex y con una paletina, damos en los paneles un tinte al agua para madera, del color que más nos guste. Nosotros vamos a utilizar tres colores diferentes de tinte y jugaremos con su tonalidad. Para conseguir un tono más suave, diluiremos el producto en agua y por el contrario, para obtener un tono más fuerte, tendremos que dar varias manos.

Paso 7
Después de que el tinte se haya secado, aplicaremos con la paletina un barniz incoloro brillante, siguiendo en todo momento la dirección de la veta. A continuación, dejamos que el producto se seque el tiempo que nos indica el fabricante.

Paso 8
Damos adhesivo de montaje, de gran agarre inicial, en la parte posterior de la primera pieza de okume y la colocamos en la pared, presionando ligeramente para que quede bien adherida. Para aplicar este producto, tendremos que emplear una pistola convencional para silicona.

Paso 9
Luego, fijamos el primer perfil de aluminio con un adhesivo de montaje ultra, que nos permite pegar dos superficies no porosas. Damos el producto en la llanta, la presentamos en su posición y presionamos durante 30 segundos aproximadamente.

Paso 10
Procediendo de la misma forma, colocamos el resto de las piezas hasta cubrir las dos paredes.

Paso 11
Para finalizar el trabajo, sólo tendremos que colocar el aplique de luz. Realizamos primero unos orificios en los paneles, para pasar los cables, fijamos la base del aplique y una vez hechas las conexiones eléctricas, ponemos la pantalla. Antes de manipular los cables eléctricos, cortaremos la corriente para evitar posibles percances.

Paso 12
Conectamos de nuevo la corriente y comprobamos que la instalación funciona correctamente. Unas piezas de contrachapado de okume, unos perfiles de aluminio y un buen adhesivo son los materiales que hemos empleado para colocar este revestimiento en nuestro dormitorio. Una idea práctica y económica para proteger, decorar o disimular posibles defectos en las paredes de nuestra casa.