Ecología

5 ideas para reciclar tarros de cristal

5 ideas para reciclar tarros de cristal

Autor:

Hoy te presentamos 5 ideas para reciclar tarros de cristal. Son fáciles de encontrar, están en nuestro día a día y nunca sabes qué hacer con ellos.  Esto último, ¡tiene que cambiar!

Los encontramos en yogures, verduras envasadas, tomates fritos… los tarros de cristal están en todas partes. ¿Por qué no reciclarlos en algo útil? Las cinco ideas que te presentamos a continuación quizás ya las has realizado sin pensar en todo el bien que haces por nuestro planeta así que, ¡no es nada difícil reciclar los botes de cristal!

1. Utiliza los tarros de cristal como candelabros

Tarros de cristal como candelabrosBasta con limpiarlos y adornarlos un poco según nuestro gusto personal y la decoración que tengamos en casa. No hacen falta muchos materiales para lograr una decoración otoñal con las velas. Con un tarro de cristal, una vela simple y un vistoso lazo podremos crear una vela que lucirá perfectamente en la nueva decoración. También puedes pintarlo y obtener resultados asombrosos como estos o estos otros. 

2. Utilízalos de nuevo para realizar conservas

Tarros de conservasMermeladas, pimientos, tomate… se puede hacer conservas de cualquier cosa y reutilizar los tarros de cristal es la mejor manera de ahorrar. Eso sí, es importante esterilizarlos bien para que no se nos estropee la conserva

3. Guarda de todo (o casi todo)

Tarro con tornillosTornillos, botones, llaves… es una buena opción de tenerlo todo ordenado y encontrarlo de un vistazo. Si los decoras, puede ser un envoltorio perfecto para pequeños regalos.

4. Haz un portalápices

Portalapiz con tarroAquí de nuevo tu imaginación será el límite. Píntalo, añade lazos, cuerdas… En este artículo te damos unas cuantas ideas. 

5. Aprovecha para ahorrar

Tarros para ahorrarEs fácil convertir un tarro de cristal en una hucha, basta con meter dinero dentro. Seguro que siempre estás molesto/a con los céntimos que sobran de la compra, guárdalos en un bote y cuando acumules los suficientes cámbialos en el banco. ¡Seguro que te puedes permitir una buena cena!