Jardín

3 plagas muy comunes del jardín y cómo acabar con ellas

3 plagas muy comunes del jardín y cómo acabar con ellas

Autor:

En esta ocasión veremos tres plagas comunes del jardín como lo son la cochinilla, las babosas y los caracoles y el pulgón y cómo solucionarlas.

Entre las diferentes plagas que pueden aparecer en el jardín, hay algunas que suelen ser más típicas que otras. Por ello, en este briconsejo de jardinería vamos a analizar las tres plagas más comunes de los jardines y buscaremos soluciones eficaces para acabar con ellas y no vuelvan a aparecer.

1. Plaga del pulgón

El pulgón es una de las plagas más típicas que se puede encontrar en el mundo de la jardinería. Lo primero que hay que hacer es ver si tenemos este tipo de plaga. Es muy fácil reconocer si tenemos una plaga de pulgón o no. Lo que habrá que hacer es fijarse en las hojas. Si las hojas más tiernas del árbol o de la planta están un tanto abarquilladas o rizadas, significará que si tenemos plaga de pulgón. Esto es debido a que los pulgones se colocan en la parte posterior de las hojas.

Una vez localizado el foco o la plaga del pulgón, seguramente también veremos que hay mariquitas. La razón de la presencia de mariquitas es sencilla: son los depredadores naturales de los pulgones. Por ello, si vamos a utilizar un producto químico para evitar los pulgones, lo mejor es que sea un producto que respete a las mariquitas, ya que estas también ayudarán a desaparecer la plaga de pulgones.

2. Plaga de la cochinilla

Otra plaga típica que suele afectar mucho es la cochinilla. La cochinilla suele afectar con mucha facilidad a todos los cítricos y también a las plantas de interior. Las cochinillas son pequeños insectos en forma de lapa que se adhieren a la planta y que van absorbiendo la savia de la planta. Debido a ello, la planta se va debilitando y puede llegar a morir. Por ello, es muy importante acabar con este tipo de plagas.

Para acabar con la plaga de cochinillas, lo primero será ver si la plaga es muy fuerte o no. Si la plaga es fuerte, deberemos recurrir a insecticidas químicos. Si la plaga no es muy fuerte, con un poco de algodón bien empapado podremos acabar con la plaga de cochinilla. El proceso es sencillo: con un trozo de algodón empapado en alcohol deberemos frotar en las zonas en las que haya plaga de cochinilla.

3. Plaga de babosas y caracoles

Por último las babosas y los caracoles también suele ser un gran problema en el jardín. Se pueden evitar con productos químicos, pero hay trucos biológicos que también evitan las plagas de babosa y caracoles. Una manera de evitar este tipo de plagas es colocar un tarro de cristal en un agujero cerca de la planta o la zona que queremos proteger y llenar el tarro con cerveza. De esta manera, durante la noche, los caracoles y babosas se sentirán atraídos por el olor de la cerveza y se acabarán ahogando en el tarro.