Ropa y tejidos

Cómo lavar un edredón

Cómo lavar un edredón

Aprovecha el buen tiempo para lavar el edredón nórdico. Os damos las pautas para lavarlo y prepararlo para cuando llegue el frío.

Autor: Hogarmania

A la hora de lavar un edredón, lo primero que se debe hacer es comprobar la etiqueta de lavado. Esto, te permitirá conocer las características del edredón (composición y relleno) y te dirá qué hacer y qué no para lavarlo.

Existen dos tipos de rellenos, los que están compuestos de fibras sintéticas y los que tiene pluma o plumón en su interior. Vamos a ver cómo lavar cada uno de ellos.

Lavar un edredón relleno de fibras sintéticas:

Antes de lavarlo, comprueba que el edredón no tiene ningún descosido, de esta manera te asegurarás de que el edredón no pierda el relleno durante el lavado.

Introduce el edredón nórdico en la lavadora, añade un detergente a máquina para prendas delicadas y selecciona un programa corto y a bajas revoluciones, para evitar que el relleno se apelmace.

Por último, sécalo al aire libre. Y, una vez seco, airéalo para que el relleno se distribuya correctamente por todo el interior.

Lavar edredón nórdico con relleno de plumas naturales:

Como con los chaquetones de plumas, los edredones crean una cámara de aire que permite que se mantenga el calor y aísle del exterior. Sin embargo, este tipo de rellenos requieren una serie de cuidados para conseguir que las plumas cubran todo el interior.

Para evitar que las plumas se amontonen, introduce en la lavadora, junto al edredón, 3 o 4 pelotas de tenis envueltas en unos calcetines. Las pelotas de tenis golpearán el edredón, durante el lavado, para que las plumas se redistribuyan uniformemente. El calcetín no tiene otra función que evitar que el edredón se llene de las fibras de las pelotas de tenis.

Para lavar el edredón relleno de plumas selecciona un programa para prendas delicadas, en agua fría y un detergente para lavar a máquina ropa delicada.

A la hora de secar el edredón, intenta secarlo en horizontal y dándole la vuelta, cada poco tiempo, para que las plumas se distribuyan por todo el interior.

Antes de guardar estas prendas para la próxima temporada, asegúrate de que están completamente secas. Guárdalas bien dobladas en bolsas de plástico o fundas: la bolsa en la que lo compraste sería perfecta. Guárdalo en un lugar seco, para evitar que humedad o moho generen malos olores.

De esta manera, podrás disponer de tu edredón limpio y cuidado, temporada tras temporada.

Además