Postres

Receta de Scones o panecillos ingleses

Los scones son una especie de panecillos individuales con forma redondeada típico de Reino Unido. Aprende a preparar unos scoones rellenos de grosellas con esta receta de Eva Arguiñano.

Quesos TGT

Eva Arguiñano

Ver el programa completo de: Receta de Scones o panecillos ingleses

Tiempo total: 1 hora

Ingredientes (20 piezas):

  • 335 g de harina
  • 8 g de levadura
  • 2 g de soda
  • 120 ml de leche
  • 60 g de azúcar
  • 60 g de mantequilla fría
  • ralladura de limón
  • 125 g de grosellas
  • una pizca de sal
  • mermelada y mantequilla para acompañar
  • hojas de menta

Elaboración de la receta de Scones:

Desgrana las grosellas y colócalas en un bol. Resérvalas.

Pon la harina, la levadura, el azúcar, la sal y la soda en un bol y mézclalos. Incorpora le leche poco a poco, un poco de ralladura de limón y la mantequilla (en trozos). Mezcla bien, pasa la masa a la encimera y trabájala a mano hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

Colócala en un bol, cúbrela con papel film y deja que repose durante 10 minutos a temperatura ambiente. Abre la masa e introduce las grosellas. Amasa para que queden bien integradas.

Pon la masa entre dos papeles de horno y estírala con un rodillo. Con un cortapastas redondo córtala en porciones y colócalas sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Hornéalas a 200º C durante 10-12 minutos.

Acompaña los scones con mantequilla y mermelada. Decora con menta.

Consejo:

Los scones se pueden tomar recién hechos o una vez reposados y fríos. Si los vas a dejar enfriar recuerda posarlos sobre una rejilla.

Información nutricional de la receta:

Postre nutritivo que mejora el aporte nutricional de la comida.

Este postre mejora el aporte energético de la comida, algo escaso, debido a la cantidad insuficiente de patata y pan, ya que aporta azúcares de asimilación lenta presentes en la harina.

Además mejora también la presencia de proteínas presentes en la leche y de minerales como el calcio.

Las grosellas son una buena fuente de antioxidantes responsables de su color (antocianos y carotenoides), además de la vitamina C, que potencian la salud ayudándonos a prevenir todo tipo de enfermedades.

Consejo de la Doctora Telleria:

Unas grosellas acompañando al yogur para mejorar la función intestinal.

Además