Carnes

Receta de Muslos de pollo rellenos de jamón y queso

Receta de Muslos de pollo rellenos de jamón y queso

Autor:

Karlos Arguiñano elabora una receta de muslos de pollo rellenos de jamón y queso asados en el horno y acompañados de salsa de manzana y espárragos verdes a la plancha.

Ingredientes (4 personas):
  • 4 muslos de pollo
  • 4 lonchas de jamón cocido
  • 4 lonchas de queso
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 2 manzanas
  • 250 ml de sidra
  • 16 espárragos verdes
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • perejil
Elaboración de la receta de Muslos de pollo rellenos de jamón y queso:

Para preparar la salsa, pela la cebolleta y los ajos. Pícalos en dados y ponlos a pochar en una sartén con aceite. Sazona. Cuando empiecen a dorarse, pela las manzanas, córtalas en trozos (sin corazón) y añádelas. Vierte la sidra, un vaso de agua y cocina la salsa durante 15 minutos. Tritura y en el momento de servir caliéntala.

Con ayuda de una puntilla (cuchillo pequeño) deshuesa los muslos. Salpimiéntalos y coloca encima de cada uno, una loncha de queso y otra de jamón. Envuelve y átalos con cuerda de cocina. Salpimiéntalos por encima y dóralos en una sartén con un chorrito de aceite.

Coloca los muslos de pollo rellenos sobre un recipiente apto para el horno y ásalos a 200ºC durante 25 minutos.

Retira la parte inferior de los espárragos y cocínalos a la plancha. Sazónalos.

Sirve los muslos (sin la cuerda) con la salsa y los espárragos. Adorna con unas hojas de perejil.

Información nutricional de la receta:

Es un plato nutritivo recomendado sobre todo para aportar proteínas de alto valor biológico en situaciones especiales, como por ejemplo después de una intervención quirúrgica o en situaciones con grandes heridas.

El pollo es una carne magra con poca grasa que nos aporta proteínas de calidad y que se digiere con facilidad, siendo recomendada para las personas con sobrepeso, colesterol y triglicéridos y para las personas con estómagos delicados. También nos aporta hierro que se asimila fácilmente, aunque no tanto como las carnes rojas. Además, es una carne pobre en purinas, lo que le convierte en una carne de elección para las personas con problemas de ácido úrico.

El horno nos permite cocinar la carne sin grasa, de manera que es una técnica culinaria sana que debemos utilizar con más frecuencia, evitando así las frituras. Las personas con sobrepeso, eliminarán la fritura inicial de los muslos de pollo, introduciéndolos directamente en el horno.

La salsa acompañante hecha con ayuda de la sidra, a base de cebollas y ajos, mejora la presencia de antioxidantes en el plato.

Los espárragos trigueros mejoran el aporte de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Este plato se acompañará de un buen trozo de pan, ya que será la única fuente de hidratos de carbono en la comida, necesarios para que tengamos energía y no nos sintamos cansados a lo largo de la jornada. Además estos hidratos nos ayudan a no picotear entre horas, manteniéndonos saciados hasta la merienda y así tener una dieta equilibrada y ordenada.

De postre comeremos una fruta.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena:

Consejo de la Doctora Telleria:

Serviremos guarniciones saludables a base de verduras acompañando a una ración moderada de carne.