Sopas y cremas

Receta de Salmorejo

Receta de Salmorejo

Autor: Karlos Arguiñano

La receta de salmorejo, crema fría para el verano elaborada por Karlos Arguiñano, ideal para mantenernos hidratados y correctamente nutridos los días de calor.

El salmorejo es una crema fría tradicional de la cocina andaluza, concretamente de la zona de Córdoba. Esta receta es refrescante, fácil de preparar y económica.

Ingredientes (4 personas):
  • 12 tomates
  • 1/2 calabacín
  • 1 zanahoria
  • 6 espárragos verdes
  • 1 cebolleta
  • 12 ajos frescos
  • 1 diente de ajo
  • 150 gr. de miga de pan
  • 2 lonchas de jamón ibérico
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
Elaboración de la receta de Salmorejo:

Limpia los tomates, retírales el pedúnculo, córtalos en cuartos y colócalos en un bol. Tritúralos con la batidora eléctrica. Para eliminar las pepitas y los trozos de piel, pasa la crema por un colador.

Corta la miga de pan en trozos pequeños y añádelos a la crema de tomate. Deja reposar durante 15 minutos.

Pela el ajo, lamínalo y añádelo al bol. Echa 150 ml. de aceite de oliva y pon a punto de sal. Tritura todo con la batidora eléctrica hasta que quede una crema fina y homogénea. Enfría el salmorejo en el frigorífico.

Pica la zanahoria, la cebolleta, los ajos frescos, los espárragos verdes y el calabacín con piel en daditos pequeñitos y saltea las verduras en una sartén con un chorrito de aceite. Sazona.

Sirve el salmorejo, coloca en el centro una porción de verduras salteadas y espolvorea con el jamón picado.

Si se desea, rocía con unas gotitas de aceite y decora con una ramita de perejil.

Consejo:

Los tomates más utilizados en general son los de pera y los de ensalada, ya que resultan los más jugosos y los que tienen menos cantidad de agua.

Información nutricional:

Este plato es sano y nutritivo, recomendado para todos en estos meses de calor. El salmorejo nos va a permitir hidratarnos y refrescarnos, aportándonos además sustancias antioxidantes que nos van a proteger de los efectos nocivos del sol y de los excesos que cometamos durante el verano.

Tomate:

El tomate nos aporta agua, fibra y vitaminas, entre las que destacan la provitamina A, la C y la E. Además, nos aporta vitaminas del grupo B, que actúan en el metabolismo para que dispongamos de energía e intervienen en el buen funcionamiento del sistema digestivo y nervioso.

Además, el tomate contiene carotenos como el licopeno, que es el que le da el color rojo, de efecto antioxidante al igual que la vitamina E y la vitamina C.

El potasio presente en el tomate nos ayuda a evitar la retención de líquidos que podemos tener en verano a causa del calor.

Pan:

El pan que añadimos al tomate representa al cereal que debe estar presente en todas las comidas, aportándonos hidratos de carbono, proteínas que se complementan con las del huevo, vitaminas, minerales y fibra.

El pan de esta receta no engorda, todo lo contrario. Sus azúcares nos ayudan a regular la sensación de hambre, contribuyendo a que mantengamos un buen comportamiento alimentario, ayudándonos a no picar entre horas.

Ajo:

En la receta de hoy consumimos el ajo crudo, de manera recomendable para que mantenga sus propiedades diuréticas, desinfectantes, protectoras del aparato cardiovascular y anticancerígenas.

Aceite de oliva:

El aceite de oliva virgen ayuda a prevenir la arteriosclerosis por efecto de los antioxidantes que contiene y por la presencia de grasas insaturadas, produce un mejor funcionamiento del estómago, del páncreas y del intestino, siendo un remedio muy eficaz contra el estreñimiento.

Además, el aceite de oliva posee un efecto protector sobre la piel debido a su riqueza en antioxidantes, colabora en el mantenimiento del sistema hormonal, estimula el crecimiento y mejora la absorción del calcio y la mineralización de los huesos.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Este salmorejo se acompañará de un trozo de queso semigraso como fuente importante de calcio y proteínas de alto valor biológico.

Comida:

Cena: