Hogarmania.com

Calefacción

Radiadores de baja temperatura: tipos, cómo funcionan y diferencias con los convencionales


Los radiadores de baja temperatura son una de las mejores opciones en calefacción. Esto se debe a que son los radiadores más eficientes que podemos encontrarnos en el mercado y gracias a ellos, podemos ahorrar gran cantidad de energía.

Te contamos todo sobre los radiadores de baja temperatura y las diferencias principales con los radiadores tradicionales.

¿Qué son los radiadores de baja temperatura?

Los radiadores de baja temperatura se tratan de radiadores que funcionan de manera eficiente con una temperatura menor que los radiadores convencionales. Esto es, si los radiadores tradicionales necesitan de media unos 70ºC para funcionar, los radiadores de baja temperatura tan solo necesitaran una temperatura de 35-50 ºC para alcanzar su rendimiento máximo.

Al necesitar menos calor para su optimo rendimiento, se ahorra energía ya que la caldera necesitara menos esfuerzo para calentar el agua.

Para poder utilizar este tipo de radiadores necesitamos una caldera de condensación con buen rango de modulación, una bomba de calor o un sistema de climatización como la aerotermia.

Además, los radiadores de baja temperatura funcionan tanto para emitir calor como frío.

¿Cómo funciona un radiador de baja temperatura?

El funcionamiento de un radiador de baja temperatura es muy parecido al de un radiador tradicional.

Dentro del radiador circula el agua caliente recorriendo un circuito y calentando así el hogar. El radiador emitirá energía térmica hacia la estancia.

La gran diferencia con los radiadores convencionales es que los de baja temperatura contienen un 80% menos de agua y su temperatura es menor, además, es mucho más eficiente y permite una mayor transmisión de calor.

radiadores de baja temperatura

Tipos de radiadores de baja temperatura

Existen dos tipos de radiadores de baja temperatura: los estáticos y los dinámicos.

  • Radiadores estáticos: en este tipo de radiadores, el aire se calienta gracias al intercambiador y se expulsa del radiador por convección.
  • Radiadores dinámicos: estos radiadores incorporan un ventilador que, junto al intercambiador, expulsan el aire más rápido aumentando la eficiencia y la potencia térmica. Se pueden ajustar la velocidad de los ventiladores según las necesidades de las estancias. Este tipo de radiadores tienen mayor rendimiento que los estáticos pero son más caros.

Ventajas y inconvenientes de los radiadores de baja temperatura

Ventajas:

  • Se trata de radiadores que se calientan muy rápido.
  • Un gran ahorro energético al utilizar menos agua y menos temperatura que los radiadores tradicionales.
  • Además de calentar, también sirven para enfriar la estancia.
  • El exterior del radiador no quemará por lo que podemos tocarlo sin problema.
  • Tienen un rendimiento superior al 95% y son los radiadores más eficientes del mercado.

Inconvenientes:

  • El precio es mayor a otro tipo de radiadores.
  • Se enfrían rápido una vez apagados.
  • Tienen mayor tamaño que los radiadores convencionales ya que necesitan más superficie de intercambio para emitir la misma energía térmica.

radiadores de baja temperatura

Diferencia entre radiador de baja temperatura y radiador convencional:

Los radiadores de baja temperatura necesitan agua que este entre 35-40 grados para generar el mismo calor que los radiadores de agua convencionales que necesitan alrededor de 70 grados. Por lo tanto, los radiadores de baja temperatura consumirán mucha menos energía.

Los radiadores de baja temperatura necesitan menos cantidad de agua en su interior. Son más eficientes y calentarán la estancia mucho más rápido.

Los generadores de calor no necesitan trabajar tanto por lo que la emisión de CO2 bajará.

En los radiadores convencionales, la transmisión de calor se realiza por convección y por radiación mientras que en los radiadores a baja temperatura, la transmisión de calor se realiza únicamente por convección.

Mantenimiento de los radiadores de baja temperatura

El mantenimiento de los radiadores de baja temperatura es muy sencillo. Bastará con purgar los radiadores antes de su uso una vez al año.

Además, en los radiadores puede acumularse gran cantidad de polvo y suciedad. Podemos sacar el polvo aplicando aire con un secador de pelo.

Para limpiar el interior de las ranuras del radiador, podemos utilizar una esponja fija a una cuerda.