Postres

Receta de Orejas de Carnaval

Receta de Orejas de Carnaval

Autor: Eva Arguiñano

Eva Arguiñano explica cómo preparar las orejas de Carnaval, un postre tradicional de la cocina gallega.

Las orejas de Carnaval se llaman así por su forma, similar a las orejas de cerdo. Este dulce típico se elabora friendo una masa a base de harina, huevo, mantequilla y anís, y se sirve espolvoreado con azúcar glas.

Ingredientes (8 personas):
Elaboración de la receta de Orejas de Carnaval:

Bate el huevo en un bol. Añade el agua, el anís y la mantequilla (a punto de pomada). Incorpora 60 gramos de azúcar glas, la sal y la ralladura de limón. Bate bien todo con la varilla.

Tamiza la harina e incorpórala poco a poco sin dejar de mezclar con una cucharada de palo. Tapa la masa con film de cocina y deja que repose durante 1 hora a temperatura ambiente.

Coge pequeñas porciones de masa del tamaño de una canica de las grandes y estíralas bien hasta darles forma de orejas de cerdo (puedes estirarlas con un rodillo sobre una superficie lisa espolvoreada con harina o bien untando la encimera con un poco de aceite y estirándolas a mano).

Pon abundante aceite a calentar en una sartén grande. Cuando esté caliente, agrega las orejas de Carnaval y fríelas brevemente. Escúrrelas sobre un plato forrado con papel absorbente de cocina.

Sirve las orejas de Carnaval en una fuente, espolvoréalas con el resto de azúcar glas y adorna con unas hojas de menta.

Orejas de Carnaval

Información nutricional de la receta:

Es un postre que aporta energía. El ingrediente principal es la harina, cereal que aporta hidratos de carbono, vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, fósforo, potasio y calcio. La harina también nos aporta proteínas, entre las cuales está el gluten, proteína no tolerada por los celíacos. Por este motivo, los intolerantes al gluten harán este postre con harina de maíz.

Se trata de un plato de alto valor calórico debido a la fritura hecha con aceite de oliva virgen extra. El aceite aporta grasas esenciales para el organismo, además de ser una buena fuente de antioxidantes. Sin embargo, debemos utilizar menos la sartén y más el horno para hacer nuestros postres. Eso nos ayudará a mantener mejor el peso y evitar la obesidad.