Carnes

Receta de Pechuga de pato con plátano

Receta de Pechuga de pato con plátano

Autor:

En esta receta de Karlos Arguiñano descubriremos el contraste de sabores de dos alimentos como son la carne de pato y el plátano.

Ingredientes
  • - Para 4 personas:
  • 2 pechugas de pato
  • 2 plátanos
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra
  • 1 rama de perejil (para decorar)
  • - Para la salsa:
  • 3 naranjas
  • 2 nueces de mantequilla
  • 1 guindilla cayena
  • 2 cucharadita de harina de maíz refinada
  • agua
Elaboración

Parte por la mitad las pechugas y haz unos cortes superficiales (en forma de cuadraditos) sobre la grasa. Salpimienta y ponlas a dorar en una sartén por el lado de la grasa. Cuando estén bien doradas, dales la vuelta, cocínalas un minuto y retíralas a una placa de horno con la parte de la grasa boca abajo.

Pela dos plátanos y córtalos en rodajas al bies. Ponlas a dorar en una sartén con una gotita de aceite. Una vez doradas, coloca unas rodajas de plátano sobre cada trozo de carne. Hornea a 220º C durante 6-8 minutos.

Pon a fundir la mantequilla en un puchero con una guindilla cayena. Haz un zumo con las 3 naranjas y agrégalo. Deja reducir. Añade dos cucharaditas de harina diluida en agua templada para que ligue. Mezcla y deja cocinar a fuego suave.

Sirve un poco de salsa de naranja en el fondo de cada plato y pon encima un trozo de pechuga de pato con plátano. Decora con una ramita de perejil.

Consejo

Cuando un plátano tiene la punta verde y no tiene color muy amarillo, significa que aún no ha llegado a su punto de madurez y no ha desarrollado todo su sabor. Elegid los plátanos libres de contusiones.

Hoy estamos preparando un plato que nos aporta proteínas de alto valor nutricional, vitaminas del grupo B, hierro de fácil asimilación , fósforo y zinc¿

Pero es un plato de consumo ocasional, ya que contiene una considerable dosis calórica. Aporta una cantidad excesiva de grasas saturadas, responsables del aumento de colesterol en sangre, procedentes de la carne y de la mantequilla. Por lo tanto, se desaconseja a personas obesas o con colesterol y triglicéridos elevados en sangre. Estas personas podrían hacer la receta quitando la piel del pato antes de cocinar y haciendo la salsa con aceite de oliva en lugar de mantequilla.

Cuando la salsa se reduce a fuego lento, como en este caso, parte del azúcar de la fruta se carameliza en la salsa durante la cocción. Este es un recurso que podemos utilizar en la cocina para acentuar el sabor dulce que tienen los propios alimentos.

Para hacer de este un menú completo y equilibrado, tomaremos de primero un puré de verduras a base de puerro, patata, zanahoria y apio. Y terminamos con un trozo de queso fresco y una infusión de cardo mariano, para facilitar la función digestiva. Y nada como una bebida gaseosa para refrescarnos, además el consumo moderado y regular de bebidas carbonatadas puede mejorar la digestión en personas sanas.