Plantas

Guisante de olor

Guisante de olor

Autor:

El guisante de olor o Lathyrus odoratus, es una planta anual trepadora que se obtiene fácilmente a partir de semillas; tiene un crecimiento rápido y una gran capacidad de floración. 

Sus grandes flores perfumadas son onduladas y pueden ser de distintos colores: azules, rosas, rojas, blancas, naranjas... Para disfrutar al máximo del excelente aroma que desprenden, es conveniente situar las plantas cerca de una zona de estar o de paso.

Paso a paso

Paso 1
Para cultivar el guisante de olor a partir de semillas, llenaremos unos tiestos con un substrato de semilleros, que es ideal para la producción de plantas, tanto por semillas como por esquejes. Sembraremos 3 o 4 semillas en cada recipiente, a mediados de otoño en zonas relativamente templadas, y a finales de invierno en los lugares más fríos. En poco tiempo éstas comenzarán a germinar. Para favorecer su desarrollo, es aconsejable poner las semillas a remojo 24 horas antes de echarlas a tierra.

Paso 2
Las hojas de esta planta son compuestas, tienen dos foliolos, de forma elíptica, y están provistas de zarcillos. Se trata de unos órganos largos y delgados, que sirven a la planta para agarrarse a las guías.

Paso 3
Cuando los guisantes de olor hayan alcanzado 8-10 cm aproximadamente, haremos una composición con otras plantas de temporada, en este caso con unas petunias. Escogemos el contenedor que más nos guste y lo llenaremos con un substrato universal, de calidad, que ahuecaremos con las manos hasta que la tierra quedé totalmente suelta.

Paso 4
Con la tierra ya preparada, plantamos los guisantes de olor en la parte central del recipiente. Nosotros nos hemos decantado por unos guisantes de olor con flor azul.

Paso 5
A continuación, colocaremos unas petunias con flores rosas, que combinarán muy bien con el azul de las flores del guisante, en todo el perímetro de la maceta. Esta planta es muy utilizada para adornar macizos, macetas o jardineras.

Paso 6
Como el guisante de olor es una planta trepadora, colocaremos unas ramas de sauce que además de decorar, guiarán las plantas durante su crecimiento. Cuando los guisantes cojan volumen y florezcan, el centro que obtendremos será espectacular. Conviene situarlo en un lugar poco soleado y mantener el substrato húmedo para que éstos florezcan de forma continua.