Consejos para hacer la compra

Uva, tipos y uso en la cocina

Uva, tipos y uso en la cocina

Autor:

La uva es una fruta de la que podemos disfrutar especialmente durante el otoño. Descubre sus propiedades nutricionales, cómo conservarla y su uso en la cocina.

La uva se considera originaria del Cáucaso y Asia occidental. Además se cree que se recolectaba ya en el paleolítico. Los egipcios ya conocían la vid. Pero fueron los griegos y los romanos los que desarrollaron en gran medida la viticultura, introduciendo la vid en sus colonias.

Tipos de uvas:

Existen infinidad de variedades de uvas que presentan grandes diferencias entre sí, tanto en su forma como en la productividad, calidad y características de los frutos obtenidos. Atendiendo al empleo de la uva, se puede clasificar en uvas de mesa y uvas destinadas a la producción de vino.

La uva Moscatel es la mejor y más popular variedad de uva de mesa debido a su suculento sabor dulce, aroma y belleza. Es una uva de grano grande, redondo y muy liso, con la piel blanca, negra o roja. Todos los tipos de uva Moscatel presentan semillas.

La variedad Sweetwater es una uva de mesa de piel fina, color verde y sabor moderado. Es un fruto resistente y temprano, adecuado para invernadero.

Lambrusca es una variedad de vid americana que se cultiva en la zona oriental de Estados Unidos, con un clima bastante frío. Presenta una piel dura que se retira fácilmente de la pulpa.

La uva Muscadina se cultiva principalmente en los estados sureños de Estados Unidos. Son frutos de color bronce y un sabor especiado y agradable.

En España goza de Denominación de Origen la Uva de Mesa Embolsada Vinalopó. La producción de sitúa en la parte centro-occidental de la provincia de Alicante, que comprende los valles del Vinalopó y adyacentes. Existen dos variedades: Ideal o Oteliana, de racomo más grande, y Aledo, más tardía y de racimo mediano. Son uvas de piel muy fina, color y tamaño uniformes y sabor exquisito.

Consejos para comprar uvas:

Actualmente existen variedades de uvas de mesa que se encuentran en los mercados durante todo el año. Sin embargo, la época de estas frutas comienza hacia principios de verano y finaliza en los primeros días de invierno.

A la hora de comprar uvas es importante que estén bien maduras. Hay que asegurarse de que las variedades negras o rojas no presenten ninguna señal verde, así como de que la coloración de las verdes o blancas sea ambarina. Pueden presentar algunas manchas marrones.

Generalmente, los racimos cuyas uvas se desprenden fácilmente son los que tienen los frutos más dulces y aromáticos. Sin embargo, desde el punto de vista del mayorista, son mejores los racimos de frutos homogéneos y perfectamente unidos al tallo.

La piel de las uvas no debe encontrarse arrugada, ni los tallos han de presentar manchas marrones. Hay que descartar los racimos que no ofrezcan aspecto lozano o que posean los granos arrugados.

Conservación de la uva:

Las uvas deben mantenerse en el frigorífico hasta el momento de su consumo, donde se pueden conservar en óptimas condiciones hasta 15 días. Para que mantengan todo su sabor y aroma conviene sacarlas de la nevera una hora antes de ser consumidas.

Aunque no es una fruta que se preste bien a la congelación, si se desea conservar durante un período de tiempo mayor, se puede congelar si previamente se le extraen las pepitas.

Uso en la cocina:

La mayor parte de las uvas se destina a la elaboración de diferentes productos derivados, principalmente vino. Sin embargo, la uva también constituye una excepcional fruta de mesa. 

Las uvas frescas suelen consumirse en crudo durante el otoño y, actualmente, también durante todo el año. Se consumen frecuentemente como postre después de la comida. Acompañadas con queso dan lugar a una exquisita combinación conocida desde hace tiempo, y a  la que incluso alude un refrán: Uvas y queso saben a beso.

Las uvas Moscatel también combinan muy bien con el foie gras. Asimismo, acompañan a otras frutas para dar lugar a exquisitas macedonias. Resulta especialmente atractiva la combinación de estas uvas con manzana.

Gran parte de la producción de uvas se destina a la elaboración de vinos y mostos. En el mercado puede encontrarse un gran número de marcas de zumos de uvas o de mezclas de zumos de ésta y otras frutas. Además, en la actualidad se utilizan estas frutas como materia prima en la elaboración de foie gras a las uvas.

Por presión de las semillas de las uvas se obtiene el aceite de pepita de uva, y mediante el secado de los racimos se logran las pasas o uvas pasas. Existe también una serie de conservas que se pueden elaborar a nivel doméstico, como los granos de uva al caramelo, jarabe de uva, uvas en alcohol y jalea de uvas.

Curiosidad sobre las uvas:

Las doce uvas de la suerte tomadas en Nochevieja constituyen una costumbre supersticioso reciente, de principios del siglo XX. El origen de esta tradición radica en la excesiva cosecha que se produjo por entonces, razón por la cual los cosecheros decidieron deshacerse de las uvas sobrantes sugiriendo que la gente las tomara al ritmo de las últimas campanadas del año. 

Ver recetas y postres con uvas

Ver propiedades nutricionales y beneficios para la salud de las uvas