Más

Tarántula chilena rosada (Grammostola rosea)

Tarántula chilena rosada (Grammostola rosea)

Autor:

Ficha de la: Tarántula chilena rosada (Grammostola rosea). Es el arácnido más común como mascota por su carácter dócil y tranquilo.

Mascota: Arácnido
Familia: Terafósidos (Theraphosidae)
Grupo: Arañas (Araneae)
Origen: Chile
Tamaño: 15 cm.

Procedencia y hábitat:

La tarántula chilena rosada pertenece a la familia de los terafósidos, al orden de las arañas. Su hábitat natural se encuentra en la zona semidesértica de Chile aunque también podemos encontrarlas en otros países sudamericanos como Argentina, Bolivia o Perú, donde la llaman "Araña pollito" debido al pelaje que las cubre. Es el arácnido más común como mascota debido a su docilidad y su carácter tranquilo.

Rasgos físicos:

Como todas las arañas, estas tarántulas tienen cuatro pares de largas y fuertes patas, además de cuatro pares de ojos simples. Están cubiertas de pelo, sobre todo en el abdomen y en las puntas de las patas. Por lo general, la chilena rosada es de color gris pardusco, aunque aparentan ser rosas debido a la coloración de su caparazón, un rosa brillante.

Miden alrededor de 8 cm., con un legspan (la medida en diagonal desde la primera pata derecha hasta la última izquierda) de 14 - 15 cm. Su peso ronda los 13 - 15 gr. siendo los machos más pequeños que las hembras.

Los artrópodos (insectos, arácnidos, crustáceos¿) en lugar de tener esqueleto interno, propio de los mamíferos, tienen exoesqueleto, una estructura rígida externa. En el caso de las tarántulas éste no crece y deben mudarlo hasta alcanzar la fase adulta.

La esperanza de vida de los machos, que sólo viven unos 5 años, es notablemente inferior a la de las hembras que pueden alcanzar los 15 años de vida. Esto sucede porque las hembras cambian de exoesqueleto más a menudo, por lo que crecen más y viven por más tiempo.

Comportamiento:

Es un animal nocturno, de carácter dócil y tranquilo. Normalmente los ejemplares de esta especie se dejan coger y manipular sin problemas, pero hay que tener en cuenta que no todos son iguales y en ocasiones algún ejemplar puede resultar más o menos tranquilo, o incluso algo agresivo. Por lo tanto, hay que ser cauteloso y no manejar al animal hasta conocer su carácter.

Alimentación y cuidados:

La chilena rosada puede vivir cómodamente en un terrario horizontal de 30x25x25 cm. aproximadamente. Es de tipo terrestre y le gusta mucho cavar por lo que necesitará un mínimo de 8 cm. de sustrato (suelo o tierra) de turba (Peat moss), de fibra de coco o una mezcla de ambos al 50%. También hay que proporcionarle una madriguera que se adapte a su tamaño; para ello se puede usar un recipiente de plástico, un tronco o la mitad de un coco.

No es necesaria una iluminación especial ya que son animales nocturnos y no les agrada mucho la luz. La humedad del terrario debe ser moderada, en torno al 60% o 70%, y la temperatura debe mantenerse entre los 25º o 26º.

Se alimenta de insectos dos o tres veces a la semana, principalmente de grillos que por sus propiedades alimenticias son los más adecuados. De vez en cuando puede comer zophobas y tenebrios (larvas) o crías de ratón (pinkies).

En su ambiente natural hibernan durante la estación fría; de ahí que sea un animal de apetito irregular y en ocasiones pase semanas o incluso meses en ayunas. Cuando esto suceda hay que seguir ofreciéndole comida hasta que vuelva a aceptarla. No obstante, aunque pueda prescindir de alimento durante largas temporadas, no sucede lo mismo con el agua, que debe tener siempre a su alcance en un recipiente plano. En época de muda también suelen abstenerse de comer e incluso de moverse temporalmente.

Nunca junte dos arañas en el mismo terrario, ya que son extremadamente territoriales y pelearan hasta la muerte.

Precauciones:

Hay que tener en cuenta que las tarántulas son venenosas aunque por lo general su mordedura no es mortal. El grado de toxicidad depende de cada especie: El veneno de la chilena rosada no es mortal y no será problemático a no ser que la víctima sea alérgica. Su mordedura causa mucho dolor y provoca inflamación en la zona afectada, pero el veneno es leve.

No hay que apretarla ni soplarla, ya que en tal caso puede frotar las patas traseras con su abdomen y soltar unos pelillos urticantes.